Una actriz alemana provocó una tormenta jurídica después de enseñar los genitales a tres hombres en plena calle, sin saber que eran policías de incógnito. Los testigos del espectáculo no solo no lo apreciaron, sino que lo filmaron con una cámara oculta para luego utilizar las imágenes como prueba para sancionar a la actriz con una multa por su acción, según rt.

El periódico Bild publicó la primera noticia sobre este incidente y sus consecuencias jurídicas el martes 9 de octubre, y desde entonces los artículos sobre el caso no cesan de aparecer en sus páginas ni en las de otros medios alemanes. El improvisado estriptis, ejecutado al lado de una carretera con el parapeto de un auto, tuvo lugar en junio, pero la multa, por valor de 1.200 euros (cerca de 1.400 dólares), no llegó hasta más tarde, y ahora la actriz ha decidido apelarla ante los tribunales.

Antje Moenning, de 40 años, es bastante conocida entre los televidentes alemanes. Su fama se debe al papel que interpretó hace diez años en la serie 'Um Himmels Willen' ('Por el amor de Dios'), en la que encarnaba a una monja llamada Jenny. Sin embargo, considera que el espectáculo que ofreció a los policías no podía ser filmado, sostuvo en declaraciones a Bild.