El Celebrity Solstice, un crucero de 122.000 toneladas, tuvo que cambiar su rumbo a último minuto para esquivar un bote inflable con cuatro personas a bordo, que navegaba en las costas de Nueva Zelanda. El angustioso momento fue registrado por las cámaras del puerto de Tauranga, en un video publicado este martes por las autoridades portuarias, reportó New Zealand Herald, según rt.

Un pescador que ayudó en las labores de rescate precisó que la pequeña embarcación estaba a la deriva tras quedarse sin gasolina y que el crucero logro evadirla por apenas dos o tres metros de distancia, evitando una tragedia que pudo terminar con la vida de sus ocupantes, sin que estos tuvieran manera de impedirlo.

Peter Buell, el jefe del puerto, dijo que el suceso fue una de las aproximaciones más cercanas que haya visto en sus cinco años de trabajo. "Afortunadamente, había suficiente espacio para que el barco hiciera un pequeño giro en su rumbo y evitara atropellarlo. Pudo haber sido mucho peor", agregó.

El hecho ocurrió en el mes de diciembre, pero solo fue divulgado recientemente a través de la cuenta de Facebook del Consejo Regional de la bahía, en una advertencia sobre las medidas de seguridad que deben mantener los botes recreativos. También se alertó allí sobre la línea de visibilidad que tienen esas grandes embarcaciones, con un ángulo que impide la visualización de objetos muy cercanos.