Un obrero de origen rumano y residente en la localidad británica de Butingford ha sido condenado a cuatro años de cárcel por demoler varias casas recién construidas. El trabajador dejó testimonio de su 'proeza' grabando videos con una cámara Go Pro y un celular que ahora has trascendido, según rt.

Daniel Neagu, de 31 años, echó abajo hasta cinco casas con una excavadora. Posteriormente, como puede verse en la grabación, el joven camina entre los escombros para mostrar el daño, que al parecer asciende a un millón de libras esterlinas (unos 1,3 millones de dólares), según medios locales.

El joven relata en el video que quiere darle una lección a la empresa que lo contrató y dejó de pagarle, al parecer, tanto a él como a otros compañeros.