Hace poco trascendió que Elon Musk había despedido a un grupo de altos ejecutivos dentro de SpaceX porque estaba buscando acelerar Starlink, su proyecto para dar internet satelital. Ahora, un científico computacional ha presentado en New Scientist, una simulación que muestra cómo funcionaría el famoso proyecto del magnate sudafricano, según recoge Victor Román en N+1.

De acuerdo a la simulación de Mark Handley del University College London, el proyecto será más atractivo para los operadores financieros en bancos ya que ellos podrían estar dispuestos a pagar grandes sumas por conexiones más rápidas. Esto contradice lo expresado por Musk, quien ha dicho que quiere que más de la mitad de todo el tráfico de Internet pase por Starlink.

Para crear la simulación, Handley tomó la información que pudo de los archivos públicos que SpaceX presentó a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) y lo combinó con su conocimiento sobre redes de computadoras.

De acuerdo a Musk, Starlink inicialmente constará de 4425 satélites que orbitarán entre los 1100 y 1300 kilómetros de altura, un número mayor de satélites activos que los que se encuentran actualmente en órbita. "Solo hay una manera de organizar esto en una configuración que minimice las colisiones", dice Handley. Así que confía en que su simulación refleje lo que SpaceX está buscando.

Para enviar un mensaje de Internet a través de Starlink, una estación terrestre comenzará utilizando ondas de radio para enlazarse con un satélite que se encuentre por encima. Una vez en el espacio, el mensaje se disparará de satélite a satélite utilizando láseres hasta que esté por encima de su destino. Finalmente, se transmitirá a la estación terrestre utilizando otra vez ondas de radio. Según Handley, esto permitirá que, entre largas distancias, los mensajes se envíen aproximadamente el doble de rápido que a través de las fibras ópticas usadas en la actualidad. Esto se debe a que la velocidad de la señal en el vidrio es más lenta que a través del vacío del espacio.

"Para la mayoría de las personas, el internet regular ya es lo suficientemente rápido", dice Handley. "Pero para ciertas aplicaciones, como el comercio de alta frecuencia, donde las fortunas se pueden hacer y perder en un milisegundo, una aceleración tan grande como esta podría valer miles de millones", añade.

La simulación del especialista también revela que habrá más satélites, y por lo tanto una mejor cobertura, en latitudes entre 47 y 52 grados norte y sur, aproximadamente en Londres, París y Frankfurt, y no lejos de Nueva York, que son centros comerciales internacionales.
Costoso

Este detalle es crucial porque fabricar, lanzar, mantener y operar satélites es bastante caro. Además, cada satélite probablemente dure solo unos cuantos años, por lo que SpaceX deberá lanzar nuevos satélites para reemplazar los muertos cada mes.

"Para mantener solo 4425, lanzará ese número cada cinco años", dice Hugh Lewis en la Universidad de Southampton, quien representa a la Agencia Espacial del Reino Unido en el Comité Interinstitucional de Coordinación de Desechos Espaciales.

La cobertura global significará que Starlink podría llevar internet a lugares de otro modo inaccesibles, desde barcos en el mar hasta pueblos alejados. Todo lo que se necesitaría es una caja del tamaño de una maleta con energía solar para hablar con el satélite más cercano.

Finalmente, este proyecto tendrá dos objetivos: el de financiar proyectos más ambiciosos como el Big Falcon Rocket, que será lanzado en una misión a la Luna en los próximos años, y el de servir como prueba para cuando Musk quiera colocar internet en una futura colonia marciana