Berlusconi promete abstinencia sexual hasta las elecciones

Berlusconi promete abstinencia sexual hasta las elecciones

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha hecho una promesa de castidad hasta las próximas elecciones. Es decir, hasta el 9 de abril..

El narcisista y mediático Cavaliere hizo este anuncio el pasado sábado en un congreso de su partido en Sardinia (Cerdeña), donde recibió la bendición del sacerdote telepredicador Massimiliano Pusceddu, quien le agradeció su oposición a los matrimonios homosexuales y su defensa de los «valores familiares».

«Gracias, querido padre Massimiliano, intentaré no decepcionarle y le prometo dos o tres meses de completa abstinencia sexual hasta el 9 de abril», replicó Berlusconi, cuyas declaraciones recogía ayer el diario Il Giornale.

Berlusconi, de 69 años, está casado en segundas nupcias y se muestra orgulloso de su forma física. Tras un lifting y un trasplante capilar parece ahora más joven que cuando alcanzó el poder en 2001.

Los grupos feministas han criticado a menudo al primer ministro italiano por sus frecuentes comentarios y bromas sexistas, algunos de los cuales han provocado incidentes diplomáticos como el ocurrido el pasado mes de junio con Finlandia. Entonces, Berlusconi dijo que usaría sus «tácticas de playboy» para persuadir a la presidenta finlandesa de que abandonase la posibilidad de trasladar la Agencia Alimentaria de la Unión Europea de la ciudad italiana de Parma a Helsinki.

En una rueda de prensa en 2002, el mandatario piropeó al primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, por su atractivo. «Es guapo e incluso estoy pensando en presentárselo a mi mujer», bromeó Berlusconi, respondiendo así a un rumor que circulaba por corrillos políticos según el cual su esposa, ex actriz, estaba manteniendo un romance con un conocido político del centro-izquierda.

Siempre en pantalla

En plena campaña electoral, Il Cavaliere, que sabe que tiene difícil la victoria en las próximas elecciones, está acaparando la televisión, de la que controla varias cadenas, para remontar en las encuestas frente a sus rivales políticos. Entre el 1 y el 15 de enero, el primer ministro ha ocupado tres horas y seis minutos en los informativos de RAI, Mediaset y La 7; Romano Prodi, jefe de la oposición de centro-izquierda, ha dispuesto en ese mismo periodo de un total de ocho minutos.

Esa es sólo una parte de la cabalgada de Berlusconi sobre la parrilla de la programación televisiva: ha intervenido también en programas deportivos, matutinos para amas de casa, programas de debate y hasta en un canal divulgativo y semi desconocido como RAI Future. Está siempre en pantalla.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído