La broma de mal gusto de Naomi Campbell

Naomi Campbell, conocida como la diosa de ébano, cuyo comportamiento no es tan elegante como los modelitos que presenta en las pasarelas, sigue haciendo de las suyas. Famosa por su mal carácter, su gusto por el alcohol y su insoportable forma de ser y de estar, tras librar varias y sonadas batallas con sus «ex», pegar a sus asistentas y armar la marimorena en Gaudí, vuelve a la carga y gasta «una broma» de muy mal gusto al Grand Hotel de esta capital y a su director «Poker» Wallenberg.

Cuenta Carmen Villar Mir en ABC que Campbell avisó su llegada a ese establecimiento, el mejor de Estocolmo donde se alojan Reyes, presidentes y premios Nobel entre otras celebridades, con su nuevo novio, «el príncipe Rashid de Dubai».

Así la pareja fue alojada en la mejor suite y desde su llegada hasta que dieron por terminada su estancia recibieron un tratamiento super «vip» bañado con reverencias, regalos, champán, flores, fruta fresca y una limusina en la puerta.

Sin embargo, cuando Wallenberg quiso comprobar con la Embajada de Dubai que el amante de la maniquí era efectivamente el primogénito del Rey Mohamed, se enteró de que el joven no tenía una gota de sangre real y que era un vendedor de ropa.

La mentira de la «Pantera negra», que gustó muy poco a Wallenberg y declaró a la «top model» británica «persona non grata», ha hecho correr ríos de tinta en los medios de información.

Escriben que los modistos deberían seguir el ejemplo del hotelero y olvidarse de esa insoportable mujer «menos guapa por dentro que por fuera» y cuya moral no es tan agradable como su físico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído