Los chinos se niegan a cumplir la ley de `un perro por ciudadano´

Días después de que el gobierno chino anunciara una embestida contra los perros en Pekín, los amantes de estos animales sacan a pasear a sus mascotas silenciosamente tras la medianoche y evitan a los vecinos entrometidos. También oponen resistencia.

Cuenta Maureen Fan en The Washington Post que una campaña para proteger a la gente de un marcado incremento de los casos de rabia llevó a las autoridades a anunciar la semana pasada que obligarían a cada hogar a tener un solo perro y que prohibirían los perros más altos de 35 cms. Desde entonces, los dueños de mascotas manifestaron resentimiento, y también miedo por lo que podría pasarle a sus animales.

Si bien las reglas no son nuevas, antes no se las implementaba de manera uniforme. Ahora, algunos residentes de Beijing denunciaron que la policía ha estado recorriendo los barrios, capturando y matando a animales no registrados –acusación que la policía niega a rajatabla.
El fin de semana pasado, unos 500 manifestantes se reunieron cerca del zoológico de Pekín durante más de tres horas, rodeados por tres cordones policiales. Llevaban animales embalsamados y carteles que decían: «No a las matanzas indiscriminadas».

«Cada vez es más la gente que tiene perros. No tiene sentido restringir la crianza de estos animales. Cuanto más estricto sea el gobierno, más va a querer la gente tener un perro», dijo Liu Tao, 26, que estaba en la manifestación del sábado pasado. «Ya no estamos aislados del mundo exterior.

Gracias a Internet, podemos ver el buen trato que les dan a los perros los países occidentales. Es difícil que nos impidan comunicarnos con el mundo exterior».

Durante la Revolución Cultural china de los años 60 y 70, la gente que tenía perros era acusada de tendencias burguesas. Hay un dicho, «gou guan», o funcionario canino, que connota corrupción, crueldad y estupidez.

«La mayoría de los funcionarios tienen más de 60 años y pasaron por momentos difíciles. Ellos dirán que apenas podemos alimentarnos a nosotros mismos como para andar criando un perro», dijo Liu.

Incluso antes de la protesta, los funcionarios de la unidad de Internet de la policía empezaron a visitar a operadores de sitios web vinculados con mascotas. Varios funcionarios se presentaron en las oficinas de Chinapet.com, que administra decenas de chats, y ordenaron que se borraran del sitio todas las entradas que contuvieran la palabra «protesta» o «reunión».

«Querían borrar los mensajes que instaban a la gente a congregarse y salir a las calles para oponerse a la prohibición de los perros grandes. No pudimos hacer otra cosa que obedecer», dijo Zhou Hongsheng, 22, programador del sitio web. «Nunca pasamos por esta situación antes. Normalmente, las mascotas no son polémicas», agregó Zhou.

Existen aproximadamente 550.000 propietarios de perros registrados en Beijing y tal vez la misma cantidad de perros no registrados , según las agencias de noticias chinas. Bao Suixian, funcionario del Ministerio de Seguridad Pública, defendió la reglamentación de un solo perro por hogar con el argumento de que la política de Beijing debe tener en cuenta a los ciudadanos con perros y a los ciudadanos sin perros.

Un vocero de la oficina administrativa de la Secretaría de Agricultura, que ayudó a redactar las reglas, dijo que el límite de altura fue el resultado de información suministrada por dueños de perros, la población en general y varios académicos.

Los perros que miden más de 35 cms. «hacen que los que no tienen perros se sientan psicológicamente aterrados», dijo el vocero, que se identificó como Sr. Lu.

La prohibición de perros grandes anteriormente se aplicaba sólo en el centro de la ciudad, pero ahora se extendió a los alrededores, incluso a varios complejos residenciales de gente adinerada.

Las multas por tener un perro grande o más de un perro rondan los 650 dólares.
Las medidas para que la gente no tenga tantos perros y así prevenir la rabia llevó a una acción draconiana en otras partes de China en el pasado. En agosto, decenas de miles de perros fueron asesinados en la provincia de Yunnan en el sur de China después de que tres personas murieron a causa de la enfermedad.

Guo Yibing, 32, diseñador de sitios web en Beijing y dueño de nueve perros, siete de ellos registrados, dijo que había tenido que trasladar a sus perros a un barrio cerca del aeropuerto donde la ley se aplica con menos severidad. «Tenemos la esperanza de cambiar las restricciones y lograr que mucha gente le preste atención a este tema», dijo. «Los propietarios de perros tenemos trabajos estables e ingresos estables y no queremos perturbar el orden social».

Como resultado de las nuevas medidas, la actividad comercial decayó en la tienda Pet Money, en uno de los primeros barrios de Pekín donde se construyeron edificios de lujo. «En junio y julio, bañaba entre 5 y 10 perros por día, hasta 20 por día los fines de semana. Ahora, en una semana, sólo baño 20», dijo el dueño de la tienda, Zhao Yun, 35. «Los clientes me preguntan si es seguro bañar a los perros en mi tienda. Tienen miedo de que venga alguien a verificar».

Zhao calificó a los funcionarios del gobierno de ignorantes y de no entender nada de animales. «Yo trato a mis perros como a mis propios hijos», dijo. «Si alguien intentara sacármelos, no lo aceptaría».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído