Los Príncipes de Asturias serán padres de otra niña que nacerá en primavera

Los Príncipes de Asturias serán padres de una niña la próxima primavera. Su Alteza el Príncipe don Felipe ya dijo que anunciaría el sexo del bebé que espera si, llegado el momento, lo considera oportuno, para que las autoridades valoren las medidas a adoptar en el futuro.

De esta manera, la Infanta Leonor seguirá ocupando el segundo puesto en la línea de sucesión al trono, por detrás de su padre, cuando nazca su hermana.

Zapatero ya dijo que la reforma constitucional, una de sus promesas electorales, está en «stand by«.

El ginecólogo que atiende a la Princesa de Asturias en su segundo embarazo, Luis Ignacio Recasens, ha informado a don Felipe y Doña Letizia de que el bebe que esperan será otra niña.

Los Reyes han sido informados por los Príncipes de Asturias de que su octavo nieto será una niña, agregaron las mismas fuentes.

Fue el pasado 25 de septiembre cuando, a través de un mensaje de móvil, la Casa Real anunció el segundo embarazo de Doña Letizia. La confirmación del sexo femenino de la segunda hija de los Príncipes de Asturias despeja momentáneamente posibles dudas sobre la sucesión.

De este modo, la nueva hija de los Príncipes de Asturias se situará en la línea sucesoria por detrás de su hermana, la primogénita Infanta Doña Leonor cuyo sexo no se conoció hasta el momento mismo de su nacimiento.

«De momento ha nacido una Infanta»

Hace menos de un mes la primogénita de los Príncipes de Asturias, la Infanta Leonor, cumplió un año. La hija mayor de Don Felipe y Doña Letizia nació el 31 de octubre de 2005, abriéndose de este modo el debate sobre la reforma de la Constitución pretendida por el Gobierno de Zapatero.

Horas después del nacimiento de su hija, el Príncipe compareció ante los medios de comunicación. A la pregunta de si «ha nacido una reina», don Felipe respondió: «de momento ha nacido una Infanta».

La reforma constitucional de Zapatero

La reforma constitucional que pretende el Gobierno abarca cuatro aspectos: la sucesión a la Corona, el encaje en la Constitución de la entrada de España en la UE, la denominación de las Comunidades Autónomas y la reforma del Senado.

El PP no ha puesto pegas a la eliminación de la preeminencia del varón al trono, pero no se ha mostrado de acuerdo con las otras tres propuestas del Ejecutivo, advirtiendo de que si se abre el debate de la reforma de la Carta Marga sus proposiciones son otras y van encaminadas a fijar el techo competencial del Estado.

Don Felipe avanzó que anunciaría el sexo del bebé si lo consideraba oportuno

De hecho, el propio Príncipe recordó las cuatro propuestas socialistas el 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional. Don Felipe indicó que los partidos políticos tienen que ponerse de acuerdo para elegir el mejor momento con el fin de que este paso sea pacífico, y subrayó que el asunto sucesorio en la reforma constitucional no es un punto que vaya en solitario, sino que también están los temas ya adelantados por el Gobierno respecto al Senado, el Tratado Constitucional de la UE y la enumeración de todas las Comunidades Autónomas.

Es más, el Príncipe señaló tras el desfile militar que anunciaría el sexo del bebé si, llegado el momento, lo considera oportuno, para que las autoridades valoren las medidas a adoptar en el futuro. En la misma recepción, Zapatero dijo a los periodistas que la reforma constitucional está en «stand by» y que no hay «nada consistente para poder decir que se va a poner en marcha».

Informe del Consejo de Estado

El informe que aprobó en febrero el Consejo de Estado sobre la reforma de la Constitución concluye que la fórmula «más conveniente» para preservar la condición de heredero de Don Felipe y, al tiempo, eliminar del artículo 57.1 la preferencia del varón, es la siguiente:

«La Corona de España es hereditaria de los sucesores de S.M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono corresponde a su hijo, el Príncipe heredero Don Felipe de Borbón, y después seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; y en el mismo grado, la persona de más edad a la de menos».

En cuanto a la modificación para que la terminología de la Constitución acoja también el género femenino en sus referencias al Rey o al Príncipe, haciéndolas extensivas, en su caso, a la Reina o a la Princesa, el informe final mantiene su apuesta de añadir al artículo 57 un nuevo apartado, que sería el 6, que «podría decir»:

«Las menciones que hace la Constitución al Rey y al Príncipe se entenderán referidas indistintamente al Rey o a la Reina y al Príncipe o la Princesa, según sea el caso».

La Infanta Leonor ocupa el segundo puesto en la línea de sucesión

El hecho de que los Príncipes de Asturias vayan a tener una nueva hija zanja, de momento, el debate sobre la necesidad de reformar la Constitución para que la Infanta Leonor pueda reinar y no se vea discriminada por su sexo.

Leonor de Borbón ocupa el segundo puesto en la línea de sucesión al trono, por detrás de su padre, el Príncipe de Asturias. Sin embargo, si hubiese tenido un hermano, habría retrocedido un puesto en virtud del precepto constitucional (artículo 57.1, Título II) que mantiene que «La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído