El conductor de Lady Di y al Fayed iba ebrio la noche del accidente


(PD/ BBC Mundo).- Nuevas pruebas de ADN parecen indicar que Henri Paul, el conductor del automóvil en el que viajaba Diana de Gales el día de su muerte, el 31 de agosto de 1997, estaba ebrio la noche del trágico accidente en París.

Estas pruebas, hechas en el último año por las autoridades francesas, vienen a confirmar los exámenes originales de que Paul estaba por encima del límite de alcohol permitido a los conductores en Francia, según el programa Cómo murió Diana: los archivos de la conspiración, que será emitido este domingo por la BBC.

En el accidente, además de Diana, murió su amigo Dodi al Fayed, hijo de Mohamed al Fayed (dueño de los grandes almacenes Harrods), y el conductor del Mercedes, pero salvó la vida Trevor Rees-Jones, guardaespaldas de la princesa.

Los análisis de sangre no se cambiaron

Los resultados de ADN vienen a demostrar, además, que las pruebas de sangre originales del conductor no fueron cambiadas, como han sugerido algunas teorías de conspiración.

Estas nuevas pruebas, añade la BBC, estarán contenidas en la investigación sobre la muerte de Diana que ha llevado a cabo el exjefe de la Policía Metropolitana de Londres, Lord John Steevens, para esclarecer de una vez por todas las teorías de conspiración.

Se espera que Stevens llegue a la conclusión de que la exesposa del príncipe Carlos de Inglaterra murió por un trágico accidente.

La investigación original sobre el accidente parisino es considerada la más importante en la historia francesa y fue llevada a cabo por la Brigada Criminal, la mayor fuerza policial del país.

Tras dos años de pesquisas, las autoridades francesas llegaron a la conclusión de que la muerte de Diana fue un accidente.

Según esa investigación, Henri Paul estaba ebrio la noche del accidente y conducía a alta velocidad.

Sin embargo, desde 1997 han circulado distintas teorías de conspiración, especialmente porque Mohamed al Fayed insistió en que los servicios secretos británicos estuvieron detrás de la tragedia para impedir que Diana pudiera casarse con su hijo.

Desmentido sobre el embarazo

Otras teorías que han circulado en la prensa, pero que nunca llegaron a demostrarse, es que la princesa estaba embarazada.

Lo que no se ha aclarado es qué pasó con el otro automóvil involucrado en el accidente de Diana, lo que ha alimentado las teorías de una conspiración para matarla, dice la BBC.

El profesor Andre Lienhart, que formó parte de la investigación original francesa, ha declarado a la BBC que tuvo acceso a las copias de la autopsia que se le hizo a Diana después de su muerte: «La autopsia mostró que ella no estaba embarazada».

Lienhart ha afirmado: «No creo que sea posible impedir los rumores, lo que está claro es que todo el personal médico y los auxiliares médicos que trabajaron esa noche querían salvar a la persona que atendían. Eso es algo que no se puede disputar». «Lo que es cierto –precisa a la BBC– es que ella no llevaba el cinturón de seguridad y esto empeoró las cosas», agregó Lienhart.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído