`Querida, no es fácil escribir por el frío, setenta bajo cero´


La epopeya por llegar a los confines de la Tierra recoge pocas historias tan desventuradas como la del capitán Robert Scott. Scott pretendía ser el primero en llegar al Polo Sur pero tras un año de odisea entre los hielos su expedición encontró clavada en el punto más meridional del planeta la bandera noruega que un mes antes había dejado Roald Admusen.

A la vuelta, castigados por el intenso frío y carentes de vituallas, todos los miembros de su expedición perecieron. Ahora, coincidiendo con el 95º aniversario de la tragedia, la Universidad de Cambridge revela la última carta del explorador a su esposa, escrita sólo días antes de morir.

«Querida, no es fácil escribir por el frío, setenta grados bajo cero y nada más que nuestra tienda de campaña», escribía Scott, quien daba su muerte por “inevitable” y se refería a su mujer, Kathleen, como su “viuda”.

«Lo peor de esta situación es que no te volveré a ver, hay que afrontar lo inevitable», le decía el capitán a su mujer.

También la animaba a volverse a casar. «Cuando el hombre adecuado llegue para ayudarte en la vida, deberías volver a ser feliz […] espero ser para ti un buen recuerdo», proseguía el explorador.

Al mismo tiempo, le pedía a Kathleen que animase a su hijo Peter, por entonces con tres años de edad, a estudiar historia natural, pues «es mejor que los juegos». Con el tiempo, Peter se convirtió en uno de los más famosos naturalistas y ornitólogos del Reino Unido.

Más de 300 cartas
El Instituto Scott de Investigación Polar, de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), ha informado hoy de que la misiva formará parte de una exposición sobre la correspondencia del capitán. La familia del capitán ha decidido donar esta y otras cartas sobre la expedición antártica a la Universidad de Cambridge, que las mostrará desde este 17 de enero.

La enviada a su mujer está fechada en marzo de 1912 y fue hallada un año después en la tienda de campaña en que el capitán y su equipo se refugiaban.

Con la donación de este documento, la Universidad de Cambridge cuenta ahora con la colección completa de la correspondencia del capitán, formada por más de trescientas cartas.

«Estas serán conservadas en el instituto, que también tiene el famoso diario del explorador y muchos otros artefactos de su malograda exploración, ha dicho un portavoz de la universidad.

El director del instituto, Julian Dowdeswell, ha agradecido hoy la donación, pues, de lo contrario, las cartas finales podían haber caído en manos de algún coleccionista privado.

«En cambio, esto será de gran valor para permitir continuar con nuestra labor histórica como centro internacional para el estudio de las regiones polares», ha agregado.

La primera exploración de Scott a la Antártida tuvo lugar entre 1901 y 1904, mientras que la segunda empezó en enero de 1911 y llegó al Polo Sur el 17 de enero de 1912, un mes después de que lo hiciera el noruego Roald Amundsen. Scott murió mientras emprendía el regreso por falta de suministros.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído