Castigada entre los muertos

Castigada entre los muertos

Lindsay Lohan comenzará a trabajar muy pronto en un depósito de cadáveres, como parte de su castigo por un cargo menor de conducir bajo los efectos del alcohol.

La actriz de 21 años ha pasado dos meses en rehabilitación y ha prestado servicio comunitario durante una audiencia en la que informó de los pasos datos por Lohan para cumplir los términos del acuerdo alcanzado en el caso.

Sus cuatro horas diarias de servicio en el depósito de cadáveres son parte de un programa ordenado por los tribunales para hacer ver a los automovilistas de una manera más directa las consecuencias que les puede acarrear conducir bajo los efectos del alcohol y ser pillados por la policía.

Lohan debe pasar además dos días trabajando en la sala de emergencias de un hospital. La actriz fue detenida dos veces el año pasado por conducir ebria y en agosto se declaró culpable de cargos menores relacionados con ese delito y con la posesión de cocaína.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído