Henri Salvador, cantante francés

Henri Salvador, cantante francés

El famoso cantante francés y guitarrista de jazz Henri Salvador, cuya voz inconfundible y ritmos caribeños y brasileños se impusieron en el paisaje de la canción popular gala en una carrera sumamente larga, ha muerto a los 90 años.

Nacido el 18 de julio de 1917 en Cayenne (Guayana francesa, en el Caribe) de padres originarios de Guadalupe -su madre era de origen inca-, el artista fue víctima de un aneurisma en su domicilio parisiense, según su casa discográfica.

En 2006 sacó su último álbum, cuyo título, Révérence era elocuente, y se despidió de las tablas el pasado diciembre con su último concierto, en el Palacio de Congresos de París.

En este día de huelga del sector audiovisual público en Francia, los tributos emocionados de «fans» de las más diversas edades y de estrellas del mundo del espectáculo se suceden en las emisoras y en la televisión.

También desde el Elíseo y el Gobierno hubo expresiones de «infinita tristeza» y sentidos homenajes al popular intérprete de éxitos como Syracuse,Le lion est mort ce soir, Le travail c’est la santé, Maladie d’amour, Chanson douce o Jardin d’hiver.

«Sus estribillos y su inimitable voz aterciopelada seguirán arrullándonos durante mucho tiempo», afirmó el presidente, Nicolas Sarkozy, que hoy volvió a París desde Guayana y describió al fallecido cantante como un «icono» de la canción francesa.

El primer ministro, François Fillon, destacó la «extraordinaria longevidad artística», desde los años 30 hasta su último álbum en 2006, de quien «marcó todos los géneros musicales, del rock al jazz pasando por el bossa nova», y de quien generaciones de franceses «echarán de menos su risa tan característica y su personalidad soleada».

Salvador, formado en la escuela de los grandes músicos negros de Estados Unidos, trajo a Francia los ritmos brasileños después de la Segunda Guerra Mundial, e introdujo el rock a la francesa con el escritor Boris Vian en los años 50.

Premiado con varios galardones de las Victorias de la música francesa y con la Legión de Honor, recibió en 2005 una condecoración brasileña de manos del cantante y ministro de Cultura Gilberto Gil por su contribución a la difusión de la música de Brasil, en particular el bossa nova, con Dans mon île.

Como recordaba hoy uno de sus admiradores, Henri Salvador vivía con la vista puesta en el mañana y decía que detestaba que festejaran su cumpleaños, pues era un año más hacia la muerte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído