Un millar de aspirantes a apóstata

(PD / Agencias).- Más de un millar de personas quieren desmarcarse de la Iglesia católica por su posicionamiento actual y borrar su nombre para siempre de los listados de la Jerarquía eclesiástica.

Esta es la cifra de los desencantados con el catolicismo en toda España que se han puesto en contacto con los abogados encargados del nuevo servicio del Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid para tramitar solicitudes de apostasía.

Este servicio se presta en la Oficina de Defensa de los Derechos y Libertades Públicas, cuya característica más novedosa es que gestionará las apostasías. El gabinete de ayuda ofrece también asesoramiento jurídico sobre agresiones contra la integridad física, así como por discriminación xenófoba y salarial. Desde que hace un mes se puso en marcha este departamento, la oficina que lo gestiona está tramitando más de un centenar de reclamaciones de los vecinos de esta localidad para negar la fe en Jesucristo recibida en el bautismo. Las gestiones se limitan a los habitantes de Rivas, pero se presta asesoramiento para apostatar a quien se ponga en contacto con el personal de la oficina.

La avalancha de llamadas es tal que la oficina tendrá que reforzar su personal. «El servicio está saturado. Había mucha gente que estaba intentado apostatar, pero se estancaban en los trámites administrativos», aseguró a Europa Press Luis Miguel Sanguino, uno de los dos abogados que trabajan en el servicio. Según el letrado, los motivos de los desilusionados con la Iglesia para desvincularse del catolicismo radican en cuestiones ideológicas y en el posicionamiento actual» de la Iglesia, como su oposición frontal con el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Sanguino explicó que desde la oficina se gestiona con las parroquias del municipio los trámites para apostatar de los vecinos de esta zona, mientras que a los que se interesan por este servicio se les informa sobre los pasos a seguir en sus parroquias. Julia Antón, una vecina de Rivas de 77 años, se ha hecho famosa por ser la primera persona en utilizar el nuevo servicio del Gobierno local. Julia quiere que se investigue dónde la bautizaron cuando tan sólo era un bebé en los años 30, la primera vez que se le impuso este sacramento, ya que hubo una segunda vez en Torrelodones cuando fue bautiza de nuevo, «vestida de niña falangista», y ante la presencia de la esposa de Franco, Carmen Polo.


ENLACES RELACIONADOS

Rivas Vaciamadrid, primer municipio que tramitará las solicitudes de apostasía

Protección de Datos obliga a los obispados a cancelar los bautismos de 16 apóstatas

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído