Asturianos, madrileños y murcianos muestran niveles de felicidad por debajo de la media nacional

(PD / Agencias).- Las comunidades autónomas donde las personas dicen ser menos felices son el Principado de Asturias, Comunidad de Madrid y la Región de Murcia, mientras que las zonas donde se vive de un modo más satisfactorio y feliz son Navarra, Extremadura, Aragón y Cataluña, según el ‘Informe de la felicidad de Coca-Cola’ presentado hoy por el presidente de Coca-Cola España, Marcos de Quinto, y el científico Eduardo Punset.

Entre los pequeños hábitos o costumbres que ayudan a complementar el perfil de la gente que se declara muy feliz destacan celebrar los cumpleaños, ir de compras, dar cariño, cuidar el medio ambiente, celebrar la navidad, dormir la siesta y ser agradecido.

El informe pone de manifiesto que la gente que se declara más feliz se caracteriza por tener pareja, vivir en familia, no pasar apuros económicos y tener entre 26 y 35 años. De hecho, entre las personas de 36 a 55 años, el porcentaje que se considera poco feliz (29, 1 por ciento) es mayor que el de aquellos muy felices (22, 8 por ciento).

Por otra parte, sólo el 17 por ciento de los españoles considera el dinero un factor prioritario para la felicidad, mientras que la salud es vista como la principal condición para ser feliz por un 37 por ciento y el amor, por un 32 por ciento, según concluye el informe.

En términos generales, el sexo no afecta al nivel de felicidad, si bien entre los encuestados que dicen ser muy felices se registra un mayor número de mujeres, con un 59 por ciento, frente al 41 por ciento de los hombres.

El trabajo también es un elemento que contribuye a la felicidad, según el estudio, que subraya que son más felices aquéllos que tienen empleo, sin entrar a valorar su satisfacción en él. Las personas más felices suelen mantener buenas relaciones con sus compañeros, se sienten reconocidos por ellos y por sus jefes, y tardan menos en desplazarse a su lugar de trabajo.

En cuanto al análisis por nivel socioeconómico, las clases media, media alta o alta muestran índices de felicidad mayores que las demás clases sociales. La coordinadora del informe, Margarita Alvarez, detalló además que, mientras que las rentas de más de 20. 000 euros por hogar no influyen en la felicidad, los ingresos inferiores sí repercuten en ese estado de ánimo.

Punset destacó que estudios de Harvard «palidecen» ante este trabajo, al tiempo que valoró que la compañía de refrescos haya tenido «la clarividencia de analizar por primera vez qué pasa por dentro de la gente», un ámbito que, según señaló, «siempre se ha dejado a los dioses».
El Instituto Coca-Cola de la Felicidad, que realizará informes de este tipo de forma bianual para crear un «índice de la felicidad», tiene el objetivo de reafirmar los lazos de la compañía con el optimismo. De Quinto destacó que se trata de la empresa más asociada a la felicidad y, tras recordar que varias firmas tratan de unir su marca a eventos como la Fórmula 1, subrayó que existen conceptos con los que se puede asociar una marca que «no tienen precio ni son perecederos».

El estudio está basado en 3. 000 entrevistas personales a españoles entre los 18 y los 65 años, y constituye el primer trabajo desarrollado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído