Kiko Pantoja, abucheado

Kiko Pantoja, abucheado

El derroche de amor de Paquirrín y la Choni el Domingo de Ramos sigue trayendo cola. La gente que ocupa los balcones para ver las procesiones tiene un reglamento de comportamiento por respeto a la Semana Santa. Entre algunas normas están que no se puede fumar en el balcón, ni sacar bebidas, ni comer, que hay que ir debidamente vestido, ser respetuoso en gestos y maneras… Y no cumplió ni una sola de todas estas normas: se dejó la chaqueta en casa, fumo, beso a su rubia explosiva y, menos atender al paso, hizo de todo, por lo que recibió abucheos de los fieles congregados en Sevilla.

El balcón del hijo de la artista y su último ligue era casi vecino del que ocupaban otros asistentes a la procesión, como es el caso del diestro Curro Romero y su mujer Carmen Tello, pero no estaban juntos como se comentó. Pertenecía al portal contiguo y Kiko se coló por error. Aún queda mucha Semana Santa. ¿Le habrá dado un buen repaso «mamá Pantoja»?


ENLACES RELACIONADOS

Los fervores amorosos de Paquirrín

Kiko trabaja y lee «El Mundo»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído