Yoko Ono frena la difusión de un vídeo privado de John Lennon

Escenas de John Lennon fumando marihuana, escribiendo canciones y divagando sobre la idea de poner sustancias alucinógenas sobre el té del ex presidente Nixon es el asunto principal de un caso judicial que comienza en Boston la semana que viene y que decidirá si el vídeo debe hacerse público.

El caso enfrenta a la viuda de Lennon, Yoko Ono, contra la empresa World Wide Video, ubicada en Massachussets. Ésta reclama la propiedad de las nueve horas de grabación de la pareja que datan de unas semanas antes de que los cuatro de Liverpool se separaran en 1970.

World Wide quiere convertir el vídeo en una película de dos horas bajo el título 3 days in the life (Tres días en la vida) sobre Lennon, en una época difícil y turbulenta para la banda.

Las imágenes muestran a Lennon componiendo Remember y Mind Games, mientras que divaga sobre su consumo de drogas en unas escenas «íntimas» y en las que «todo vale», según describe la propia World Wide.

Una palabra contra otra

El caso implica un embrollo judicial sobre los derechos de autor de la cinta. La empresa asegura que pagó más de un millón de dólares por la grabación poco después de que un colegio privado de Maine la emitiera en sus clases. El centro dejó de mostrarlas después de recibir una orden de los abogados de Yoko Ono, que dice ser la única que posee los derechos de la cinta.

Como respuesta, World Wide ha presentado un pleito en un juzgado de Boston contra la viuda de Lennon por infringir los derechos de autor de la grabación.

De acuerdo con los documentos judiciales, la empresa asegura que en 2.000 compró 24 cintas originales y sus derechos de autor al hombre con el que estaba casada Yoko Ono antes de su matrimonio con Lennon en 1969. La empresa defiende que las cintas y las copias fueron robadas poco después.

La empresa puso un pleito contra un ciudadano de New Hampshire, que estuvo de acuerdo en devolver las copias y localizar los originales. En la actualidad, Yoko Ono dispone de los originales, ya que sus abogados reivindicaron en los tribunales que ella los había comprado legalmente a World Wide.

El abogado de la empresa ha afirmado que lo que de verdad se debería resolver en este caso es quién tiene realmente el derecho de autor, algo de lo que ellos no muestran duda ya que se consideran los dueños legales del copyright del vídeo. La solución al caso comenzará a dilucidarse a partir del próximo 30 de abril, fecha en la que está prevista la vista preliminar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído