El secreto de la felicidad radica únicamente en… ¡ser de derechas!

(PD).- El secreto de la felicidad es ser de derechas, o al menos así lo cree Arthur Brooks , un estudioso que basa su análisis en encuestas realizadas en Estados Unidos durante el último cuarto de siglo.

Un 44% de los conservadores estadounidenses se confiesa feliz, frente a un 25% de los «liberales», la palabra con la que se designa en este país a los de izquierdas, un vocablo que a muchos aún les huele a algo soviético.

La felicidad de los de derechas va contra la imagen de rigidez, puritanismo y falta de sentido del humor que dice haber tenido de ellos de pequeño Brooks, un profesor de la Universidad de Syracuse que creció en Seattle, uno de los enclaves de la izquierda del país.

De adulto parece haberla cambiado, pues también trabaja en el American Enterprise Institute, un centro de estudios conservador que ha acogido muy bien sus conclusiones.

Brooks lo achaca a tres razones: la fe, el amor y la esperanza.

«Los que practican la religión, pero en serio, los que van a misa cada semana, ellos sí en casi todos los países son más felices», dijo Brooks en español, ya que vivió tres años en Barcelona.

Un 43% de ese grupo «religioso» se manifiesta muy feliz en Estados Unidos, comparado con tan sólo el 23% de los que no pisan un templo. «Hay mucha gente corriente en EE UU que dice: Jesucristo es lo que más me importa en la vida. Dices eso en Madrid y te miran como si fueras de otro planeta», afirmó.

Los casados, más felices

Al mismo tiempo, de las personas que dicen ser muy felices, un 42% están casadas, frente a un 20% entre los solteros y un 17% entre los divorciados.

Eso significa que la religiosidad y el matrimonio traen felicidad, y los de derechas en Estados Unidos practican ambos en mayor medida que sus contrincantes políticos, lo que explicaría la mitad de su diferencial de satisfacción con la vida, según Brooks.

Según Brooks, los de derechas creen mayoritariamente que uno puede salir adelante en la vida con el esfuerzo personal y también ven más movilidad social en EEUU que los de izquierda, según los sondeos.

«Es mucho más probable que un progresista se crea que es víctima de la opresión, de las circunstancias, y que hay más injusticia en el mundo. Los de izquierdas siempre lo dicen, igual tienen razón, pero vivir de esta manera, tener estas actitudes, crea infelicidad», explicó Brooks.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído