Un juez permite a una madre trabajadora elegir su horario

(PD).- ¿Tiene una madre trabajadora derecho a elegir su horario laboral para poder cuidar a sus hijos? Según la Ley de Igualdad, aprobada hace más de año y que recoge una batería de medidas para compatibilizar su vida profesional con su vida familiar, sí. Otra cosa es lo que te responde tu jefe cuando vas a pedirlo.

Una mujer, moza de almacén de Murcia, no se quedó con el no y acudió a los tribunales, que le han dado la razón en una novedosa sentencia. Ella pedía trabajar por la mañana y no de turno partido para poder cuidar de sus hijos, de ocho meses y tres años, por las tarde. Ahora podrá hacerlo.

En una nota, UGT explica que el derecho a jornada reducida por guarda legal reconocido en el artículo 37.5 y 6 del Estatuto de los Trabajadores está destinado a «proteger no sólo la vida laboral y familiar sino también el cumplimiento de los deberes derivados de la patria potestad y para el propio interés de los menores». Según esta disposición, la concreción horaria en la reducción de jornada por guarda legal es un derecho de los trabajadores, algo que según el sindicato, «debe interpretarse en sentido amplio, aplicable no sólo cuando se pide la reducción de jornada, sino también cuando se pide la modificación de los turnos de trabajo».

Asimismo, añaden que la facultad de determinar el horario «se concede por Ley en primer lugar a los trabajadores, al ser éstos los únicos capacitados para saber cuál es el período más idóneo para cumplir con sus obligaciones familiares». En este sentido, los Servicios Jurídicos de UGT Región de Murcia iniciaron un procedimiento para reclamar la elección de turno laboral de una trabajadora, con categoría profesional de moza de almacén, madre de dos menores, uno de tres años y otro de ocho meses, que prestaba sus servicios en la empresa a jornada completa y en horario partido de 8.00 a 13.30 y de 16.00 a 19.00.

Cuatro turnos en la empresa

Lo más curioso es que el cambio de turno que ella pedía existe ya en la empresa. En su centro trabajan un total de 58 personas y que existen tres turnos de trabajo continuos en mañana, tarde y noche, además de una jornada partida. La trabajadora solicitó a la empresa mantener su jornada ordinaria con el horario de trabajo de lunes a viernes en turno de mañana de 6.00 a 14.30, reclamando su derecho a conciliar su vida familiar y personal con la laboral al amparo de la Ley 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

En el Artículo 8, la Ley de igualdad recoge que «constituye discriminación directa por razón de sexo todo trato desfavorable a las mujeres relacionado con el embarazo o la maternidad» y en una disposición posterior, aclara que serán discriminatorias «las decisiones unilaterales de la empresa que impliquen discriminaciones directas o indirectas desfavorables por razón de edad o discapacidad o favorables o adversas en materia de retribuciones, jornadas, formación, promoción y demás condiciones de trabajo, por circunstancias de sexo, origen, incluido el racial o étnico, estado civil, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, adhesión o no a sindicatos y a sus acuerdos, vínculos de parentesco con otros trabajadores en la empresa o lengua dentro del Estado español».

Esta Ley, modifica además la Ley del Estatuto de los Trabajadores para añadir que «el trabajador tendrá derecho a adaptar la duración y distribución de la jornada de trabajo para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral». La solicitud de la trabajadora fue sin embargo denegada, pero la mujer demandó a la empresa y, tras la celebración del juicio, el juez encargado estimó que se había producido «una discriminación indirecta por razón de sexo, máxime cuando con la negativa imposibilita que se puedan hacer coincidir el horario de trabajo y el de las guarderías». Por ello, se ha dictado sentencia estimatoria en la que se ha reconocido el derecho de la trabajadora a realizar una jornada laboral en el turno de mañana de 6.00 a 14.30 horas. La sentencia es una de las primeras en este sentido ya que hasta ahora sí que se han producido fallas a favor de mujeres que pedían la reducción de jornada, no la elección de jornada en sí misma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído