Miguel Ángel López: “Los que nos llaman lobby proyectan la homofobia”

Miguel Ángel López: “Los que nos llaman lobby proyectan la homofobia”

Alejandra Morales.- En Junio de 1969 un grupo de neoyorkinos salían en avalancha por las calles de Manhatan. Con gritos de protesta reivindicaban el derecho a ser ellos mismos. Fue el primer adiós a la represión sexual. En la actualidad y desde entonces, decenas de países se suman a la despedida de la discriminación. Con color, España tiñe sus calles este 5 de Julio con el Orgullo Gay, una celebración lúdica cultural para gays, lesbianas, transexuales y bisexuales. Miguel Ángel López, Director Editorial de la revista Zero, habla a PERIODISTA DIGITAL del festejo; “Madrid se ha convertido en capital internacional referente de la comunidad gay”.

«Estamos en una sociedad heterosexista». El Director Editorial de Zero, revista ídolo de la comunidad homosexual, asegura que lejos de «ese mundo cercano a lo ideal» encontramos a diversas fuerzas contrarias al sistema igualitario. López descarta «las intenciones escondidas y los trasfondos oscuros» de la comunidad homosexual.»No somos una logia masónica, el hecho de hablar de lobby gay es una manera más de proyectar homofobía».

¿A qué se debe tanta expectación por el día del Orgullo?

Cada año hacemos la misma celebración. El año pasado fuimos Libro Pride. Se llego al millón y medio de personas reuniendo a gente de toda Europa. Era una fiesta más europea que española.
Madrid tiene un gran nivel competitivo con respecto a otras capitales del mundo. Es capital modelo en celebraciones, actos. Es escaparate de las acciones de las minorías. Está muy metida en las cuestiones sociales y muy en el centro de lo gay.

Estamos en una sociedad heterosexista, necesitará tiempo para llegar a ese mundo más cercano a lo ideal que se desearía y por el que luchamos día a día.

Madrid tiene un gran apoyo internacional en este sentido, ¿se ha convertido en capital referente?

Si, prácticamente porque llegamos los últimos. Ya había habido una movilización mucho más antigua en otros países como Canadá y Noruega. Antes, hace tan sólo 10 años, éramos 200 personas en las fiestas del Orgullo, en la Plaza de Tirso de Molina. Ahora superamos el millón. Es un fenómeno que tenemos muy reciente. Somos un referente como por ejemplo en Salvador de Bahía, donde se reunieron dos millones de personas el pasado marzo.

Ahora, para otros países como los árabes, son impensables éste tipo de celebraciones, de la misma forma que lo eran para nosotros hace menos de una década.

Algunos que critican la celebración dicen que las fiestas se han desenfrenado…

Ojala llegáramos de verdad al desenfreno. Ya hemos pasado de la tolerancia, que implica respeto, y no por ello aceptación. Ya no hablamos de tolerancia, ya hemos pasado esa etapa, somos ciudadanos en igualdad de derechos.

Ciertos grupos críticos acusan a la comunidad gay de lobby…

No cuestionamos que exista un lobby judío, ideológico empresarial…Hay grupos que luchan por un interés común. No sé si puede decirse que exista un lobby gay, es más, pienso que el hecho al hablar de lobby gay es una manera más de proyectar homofobía, sería identificarse a un lado. Somos gente que aclamamos los mismos derechos. No buscamos algo interesado, sólo la igualdad. No escondemos nada oscuro, no tenemos intenciones escondidas, ni somos una logia masónica. Queremos un respeto a los valores universales, lo básico.
Se trata de avanzar por un bien común. Hay fuerzas que resisten a un mundo más igualitario. Seguimos estando discriminados, si tuviéramos tanto poder y fuéramos un lobby entonces no trabajaríamos como trabajamos partiéndonos el cuello todos los días.

Lo del lobby, los guetos… Son mensajes interesados para colocarnos en lo mediático de una manera despectiva.

El lema del Orgullo es “Por la visibilidad lésbica”, ¿por qué las lesbianas sufren más discriminación?

Parte de nuestra propia aceptación personal. La discriminación hacía las mujeres es doble. Todavía no gozan de los mismos derechos que los hombres. Si a ello se le suma la homosexualidad, entonces la discriminación es mayor. Si a una jueza le cuesta llegar a ese puesto profesional, y encima es lesbiana, tendrá más difícil el camino. Es una realidad, la mujer lesbiana se ve todavía con muchos obstáculos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído