Froilán cumple diez años entre rumores de divorcio de sus padres

Felipe Juan Froilán de todos los Santos cumple este jueves diez años. El miércoles celebró su cumpleaños con una merienda infantil y un montón de regalos en el Palacio de la Zarzuela. La separación ya algo más que «temporal» de sus padres, Doña Elena y Jaime de Marichalar le obligará a pasar este verano sus primeras vacaciones divididas, según la revista Lecturas, julio con su padre y agosto con su madre.

Desde que comenzó a andar y a balbucear, el nieto mayor de Don Juan Carlos y Doña Sofía se convirtió en una de las estrellas de la Familia Real, siempre buscado por los objetivos de los fotógrafos. Al menos hasta que llegó su prima Leonor, que es la que con sus gracietas, su intensa mirada y sus rubios rizos, se lleva ahora todas las atenciones.

Este último año no ha sido fácil para el niño y para su hermana Victoria Federica y sobre todo él, que siempre ha sido el travieso y ocurrente de la familia, se ha hecho mucho más formal. Sus padres, cada uno por su lado, han intentado que sus hijos sufrieran lo menos posible con su «interrupción» de matrimonio que parece estar cada día más cerca de un divorcio definitivo.

Froilán, Pipe o Felipe, que de todo le llaman sus familiares y amigos, es el quinto en la línea de sucesión del trono por detrás de Don Felipe, su tío; las Infantas Leonor y Sofía, sus primas; y su madre, la Infanta Elena. A sus diez años, Felipe, que estudia en el Colegio de San Patricio de Madrid, ha vivido momentos tensos después del anuncio el pasado 13 de noviembre de la separación de Doña Elena y Jaime de Marichalar. Han sido traslados de casa, muchos fotógrafos a la puerta del colegio y muchos nervios de su madre durante los primeros meses.

Pero Doña Elena parece que ahora ya lo tiene todo bajo control. La Infanta ha decidido cambiar de vida, como informó El Semanal Digital. Por lo pronto, ya ha comprado una nueva vivienda en el barrio madrileño del Niño Jesús, un ático de 468 metros cuadrados, con cinco dormitorios, otros tantos cuartos de baño, salón, comedor o zona de servicio, entre otras cosas, valorado en 1.800.000 euros. Además, tendrá vecinos ilustres como Celia Villalobos, que vive en el mismo edificio, y a Lina Morgan o Antonio Mingote, que también residen en la zona.

Además, la Infanta Elena comenzará a trabajar en el área del Instituto de Acción Social de la Fundación Mapfre, donde se espera su incorporación para el próximo mes de septiembre. De esta forma, la hija mayor de los Reyes compaginará dos trabajos, puesto que también da clases de inglés en el colegio infantil Micos del que es copropietaria, además de las funciones propias de la Familia Real.

Mientras Doña Elena preparaba la nueva casa, sus hijos han pasado unos días en un campamento de verano en Andalucía, ahora se irán con su padre, Jaime de Marichalar, y en agosto les esperan sus abuelos, Don Juan Carlos -que siente debilidad por él- y Doña Sofía, y todos sus primos en Mallorca. Seguro que a él y a su primo Pablo, hijo de la Infanta Cristina e Iñaki de Urdangarín, se les ocurre alguna travesura para el día de la foto de familia en Marivent.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído