Aprendiendo a descifrar jeroglíficos

Aprendiendo a descifrar jeroglíficos

(PD).- ¿Desea aprender a escribir y pronunciar la primera escritura conocida hasta ahora por la humanidad: la jeroglífica? Si así lo desea, no tiene más que venir a Egipto, donde se enseña en más de 30 facultades e institutos.

Húngaros, holandeses, polacos, chinos y japoneses acuden a Egipto a estudiar los jeroglíficos, ya que el aprendizaje de la cultura faraónica está en auge.

«Enseñamos esta caligrafía, que data de hace 3.500 años antes de Cristo y que cuenta con alrededor de mil ideogramas, en más de 30 universidades e institutos «, explicó Abdel Halim Nuredin, profesor de Egiptología en la Universidad de El Cairo.

El experto afirmó que, aunque los jeroglíficos se enseñan como una asignatura más en las facultades egipcias de Arqueología y Turismo, el interesado, después de obtener su licenciatura, puede optar por un máster o doctorado para profundizar sus conocimientos de esa escritura milenaria.

Hay, además, diplomas y cursos para oyentes de dos años de duración, al que pueden tener acceso egipcios o extranjeros.

«No puedo decir que aprender a escribir y pronunciar los jeroglíficos sea algo difícil o fácil ya que depende de la disposición y el interés que tenga la persona en conocer todo lo relacionado con la historia faraónica», respondió el maestro, al ser preguntado sobre si era complicado llegar a entender esa escritura.

Miles de estudiantes universitarios

En ese sentido, Nuredin destacó que él ha aprendido muy bien esta escritura y que desde 1964 la ha enseñado a miles de estudiantes universitarios. Muchos europeos y asiáticos acuden al país a estudiar esa caligrafía y otros aprovechan su estancia en Egipto para aprenderlo, añadió Nuredin, quien ha preparado dos libros sobre la historia faraónica, que incluye nociones de jeroglíficos, para los estudiantes de primaria.

Con esos dos textos de estudio nosotros intentamos incentivar a los niños a conocer la escritura de sus antepasados, la primera que conoció la humanidad.

Aicha Mahmud, profesora ayudante de Arqueología en la Universidad cairota de Ein Shams, es otra experta en jeroglíficos debido a que los considera su «verdadera lengua nacional».

Pese a que se usó hace miles de años, aún algunos de sus vocablos se encuentran presentes en nuestro dialecto actual.

‘Mam’, que se dice cuando alguien desea comer; ‘Tata’, que las madres pronuncian cuando alientan a sus bebes a dar sus primeros pasos; y ‘Bauti’, tipo de bandeja usada por los verduleros para ofrecer sus verduras, son algunas palabras jeroglíficas que todavía pronuncian los egipcios de las zonas rurales.

Por último, reveló con una sonrisa traviesa que ella y sus colegas recurren a veces a hablar con algunas palabras jeroglíficas para evitar que otras personas sepan de lo que hablan.

El fundador de la Egiptología, el francés Jean Francois Champollion, pudo descifrar, por vez primera, la escritura jeroglífica egipcia en 1822, para lo que se basó en la Piedra de Rosetta, que se encuentra en el «British Museum» en Londres.

Se trata de una piedra de basalto con una inscripción trilingüe (griega, demótica y jeroglífica), que fue descubierta durante la ocupación francesa de Egipto por Napoleón en 1799, en Rosetta, a orillas del brazo del Nilo que lleva su nombre, cerca de Alejandría.

Las autoridades arqueológicas egipcias, ante la imposibilidad de que el «British Museum» les devuelva esa valiosa pieza, han pedido a esa institución que se la preste para exhibirla al público durante tres o seis meses, pero la demanda no ha tenido una acogida favorable en el Reino Unido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído