Más de 16.400 parejas de Pekín se casarán el día de la inauguración de los JJ.OO.

Más de 16.400 parejas de Pekín se casarán el día de la inauguración de los JJ.OO.

(PD).- Más de 16.400 parejas pequinesas se casarán el próximo viernes, día de la inauguración de los Juegos de Pekín, con el objetivo de estampar un «08-08-2008» en su certificado de matrimonio, todo un lujo en un país, China, donde el número ocho está considerado como un portador de fortuna y alegría.

Unas 12.400 parejas hicieron su «reserva» de boda en persona y 3.390 lograron tan ansiada plaza en internet, durante un período de inscripción que se abrió en junio y quedó cerrado ayer, martes, informó el rotativo «China Daily».

El responsable del buró municipal de Asuntos Civiles, Wu Shimin, afirmó que los departamentos de registro matrimonial de los principales distritos de Pekín -Chaoyang, Haidian, Dongcheng, Xicheng, Chongwen, Xuanwu, Fengtai y Shijingshan- abrirán ese día desde la seis de la mañana y hasta la seis de la tarde.

Ante los riesgos de provocar colas como las que se dieron en la venta de entradas, Wu señaló que «nuestro objetivo es lograr un 100 por ciento de satisfacción para todas las parejas», de tal forma que puedan estar oficialmente casadas para el comienzo de los Juegos.

Para ello, el buró ha reforzado sus oficinas con 100 empleados y ha dispuesto un canal especial de enlaces para aquellas parejas que además de enamoradas son voluntarias de los Juegos Olímpicos, un privilegio para formalizar rápido su casamiento y volver a echar una mano a la organización.

Pese a que habrá pocas celebraciones de boda, y la mayoría de los casos se limitarán a la recogida del certificado, algunos de los departamentos decorarán sus estancias para la ocasión.

«Las parejas se sentirán como si entraran en un salón de bodas», afirmó al respecto Li Chaogang, responsable del buró del distrito de Fengtai, en el que se espera a 1.600 parejas, 30 veces más que en un día normal.

Li Jun, uno de los futuros esposos, declaró al diario que «el ocho es un número precioso, y con la inauguración de los Juegos, todo el país celebrará el enlace con nosotros».

De entre todas las 16.400 parejas que aspiran a casarse en Pekín el día que se encienda el pebetero olímpico, ninguna estará formada por homosexuales, que no cuentan con ese derecho en un país que, pese a ser cada vez más tolerante, incluyó a la homosexualidad en su lista oficial de enfermedades mentales hasta el año 2001.

Mientras las parejas apuran sus últimos días de soltería, los hospitales y ginecólogos chinos se preparan ante la avalancha de cesáreas que se esperan igualmente para el próximo día 8 de agosto.

La superstición del 8 está tan arraigada que un gran número de embarazadas ha decidido arriesgar su vida y dar a luz de forma prematura, incluso con dos meses de antelación, mediante una cesárea que permita a su hijo nacer ese día.

Se calcula que unos 18 millones de bebés nacerán en China en este año olímpico, medio millón más que en 2007, otra consecuencia de esta fiebre del ocho, cifra benéfica cuya pronunciación («ba») se asemeja en mandarín a «enriquecerse» («fa»).

A algunos les tocará ser olímpicos para toda la vida, pues los progenitores chinos han puesto de moda el nombre «Aoyun» («Juegos Olímpicos» en mandarín), culminación del concepto de «bebé olímpico» por el que lucharán el viernes algunas parturientas que, buscando el acabose, tratarán de dar a luz a las ocho horas y ocho minutos del ocho de agosto de 2008, cuando arranquen los Juegos de Pekín.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído