¡Por favor, arresten a Amy!

La familia política de Amy Winehouse comienza a estar harta de los excesos de la cantante. Su suegra, Georgette Civil, ha roto su silencio para dar una entrevista a »News of the World» y confirmar que los últimos intentos de la artista por abandonar sus aireadas adicciones a las drogas siguen sin surtir el efecto esperado. De hecho, pidió la cárcel para su nuera, porque «le favorecería más que la rehabilitación».

Lo último de Amy es un vídeo en el que aparece la cantante, y no precisamente musical, ya que se le ve ingiriendo cocaína. «La Policía sabe que Amy es drogadicta, y acaba de ser captada dos veces tomando sustancias ilegales, por lo que deberían arrestarla y ponerla entre rejas», aseguró la madre de Blake Fielder-Civil, actualmente en prisión, y a quien esta situación parece estar ayudándole para superar sus adicciones.

Según Civil, «la Policía tiene que actuar» y el precio que la intérprete de »Rehab» debe pagar por sus excesos es «perder la libertad», según informaciones recogidas por otr/press. «La cárcel ha ayudado a Blake a dejar las drogas», aseguró, feliz de que su hijo ya no muestre el aspecto enfermo que antes tenía y confiada en que este duro castigo sea «la única cosa que pueda salvar a Amy», de 24 años y cuyo estado de salud sigue empeorando y eclipsando su prometedora carrera artística.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído