La vuelta al mundo en …17 años

(PD).-Santiago González Zunzundegui se hizo a la mar con su mujer Mayi, sus hijos Urgo y Zigor, de 9 y 8 años en un velero monocasco construido con sus manos al que puso el motor de un camión accidentado. Salieron de Hondarribia, su localidad natal, el 12 de marzo de 1983 y regresaron a ese mismo puerto diecisiete años después de darse la vuelta al mundo en otro catamarán hecho ya por toda la familia.

Este peculiar marino, tiene recogido en un libro ‘Aventura a toda vela’ la historia de esos 17 años, «La vuelta al mundo en velero de una familia vasca en 17 años».

El aventurero confesó, en declaraciones, que hubiera seguido «dando tumbos por los mares del Sudeste asiático», pero hubo una razón muy poderosa para poner rumbo a casa: sus hijos se le amotinaron en Filipinas y entonces decidió regresar.

Además de sus genes marinos que le ayudaron para salir de situaciones comprometidas -«mis abuelos iban a faenar el bacalao»- había un motivo esencial para ese viaje, escapar del consumismo y realizarse.

Puso a su barco de nombre ‘Jotake’, que significa algo así como «libertad para hacer algo con perseverancia» y eso fue lo que hizo, perseverar en navegar hacia el oeste -Canarias, Brasil, canal de Panamá, Guatemala donde estuvo trabajando cinco años porque había que cambiar de barco, México, Galápagos, Marquesas, Tahití, Fidji…- para vivir conforme consigo mismo y dar una educación integral a sus hijos. En esa travesía, en la que enfermaron de malaria, hizo amigos, pasó buenos y malos tragos, como el abordaje de un pesquero y el intento de asalto de unos piratas cuando navegaban por aguas del golfo de Bengala.

A su vuelta encontró una sociedad mucho más consumista que la que dejó, pero ya no le importa. Ha hecho lo que quería hacer «echándole arrestos» y ahora se siente realizado. Algo que considera fundamental para vivir a gusto.

Tanto sus hijos como él tienen trabajo y su mujer cuida con devoción a sus padres octogenarios. Santiago navegó a la manera clásica, con la ayuda única del sextante y el olfato y comentó sobre las dificultades para vivir cuatro personas en un espacio tan reducido: «Eso si fue una auténtica convivencia».

PERSONAJES AQUARIUS


ENLACES RELACIONADOS

– Alvaro Neil, el biciclown de la risa sin frontera

Jeffrey Lee, feliz antes que multimillonario

Dos años pedaleando, de París al Mundial de Sudáfrica, para recaudar fondos

Hace de su favela un palacio de Gaudí

Cualquier sueño es posible

Una anciana de 86 años: «Ni por un millón vendo mi casa»

«Por su sueño, y cueste lo que cueste, yo puedo»

La sirena canaria de 96 años: «No creo que nada sea imposible»

Entrevista a Bernarda Angulo:«Mientras podemos hacer cosas, no somos tan viejos a pesar de la edad que tengamos»

Patxi quiere hacer el viaje en taxi más largo de la historia

Entrevista a Patxi: «Para los taxistas, hacer 800 kilómetros al día no es extraordinario. Somos maratonianos del volante»

Aquarius acerca a los españoles la magia de «Radio Colifata»

Santiago G. Zunzundegui: «Cuando la aventura se convierte en rutina lo mejor es dejarlo»

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído