Pilar López de Ayala: «Los directores no te valoran por las revistas en las que salgas»

Pilar López de Ayala: "Los directores no te valoran por las revistas en las que salgas"

(PD).-La actriz es una de las protagonistas de Sólo quiero caminar, la nueva película de Agustín Díaz Yanes. López de Ayala, ganadora del Goya a la mejor actriz protagonista en 2001, interpreta en la película a Paloma, la más frágil de la banda de cuatro ladronas sobre la que gira la cinta de Yanes.

La actriz contesta a las preguntas realizadas por 20.minutos.es
¿Cómo es Paloma, su personaje?
Tiene una prioridad: subsanar un error cometido en el pasado. Además debe enfrentarse a sus miedos, porque aunque sea valiente y una tía muy legal también es un poco antiheroína. Ha metido la pata alguna vez…

¿Tienen algo en común?
Como ella, soy un poco miedosa: interpretarla ha tenido algo de terapia. Fue bueno poder poner cosas mías en el personaje.

¿Le permitió improvisar el director?
Sí, y me encanta. A ‘Tano’ (así llaman sus actrices a Agustín Díaz Yanes) le gusta mucho cambiar cosas durante el rodaje, algo que te hace sentir muy viva. Cada día de trabajo es diferente.

¿Cómo describiría a Díaz Yanes?
Como alguien muy decidido, pero también accesible: siempre que le necesitas está ahi para ayudarte. Le gusta mucho experimentar, y que los personajes vayan cambiando y cerrando la historia.

¿Cuándo decidió que la quería en la película?
Nada más terminar Alatriste me dijo que pensaba en mí para otro personaje. Halaga que te digan eso: no puedes decir después que no.

¿Qué pautas tenía para afrontar su personaje?
Más que con palabras, Tano me lo explicó a través de fotografías de mujeres. Tenía que buscar en sus rostros, en sus miradas y expresiones, lo que él quería en mi trabajo. Eso me ayudó a materializar y dar forma a sus pensamientos.

Gran parte del rodaje fue en México D.F. ¿Cómo fue la experiencia?
Es increíble, otro planeta. Fueron dos meses alucinantes. Nada más llegar nos ‘encerraron’ en un hotel, avisándonos de que era muy peligroso el mero hecho de coger un taxi en la calle. Pero necesito libertad, y pude pasear por la ciudad: me gustó su mezcla, la decadencia que desprenden muchos barrios pero, al mismo tiempo, las ganas de vivir de la gente. Creo que esa sensación está muy bien reflejada en la película. Los mexicanos son muy cariñosos, muy humanos. En lo profesional, el equipo era muy bueno. Se implicaron a muerte en el proyecto.

En la película hace un gran esfuerzo físico.
Así es: dos meses antes de comenzar el rodaje tuvimos que empezar a entrenar fuerte. En la película tenía que escalar, boxear, manejar armas pesadas… y que todo resultara creíble.

¿Es una película de heroínas?
Sí, pero de carne y hueso. No son personajes de cómic sino gente real. Su vulnerabilidad las hace muy humanas y creíbles, y eso es lo que más me gustó en el rodaje. Los sentimientos estaban a flor de piel. Esa es la locura de esta profesión: meterse en la piel de alguien y terminar creyéndote esa ficción.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído