Polémica en Galapagar: lección de masturbación para niños de 11 años

Polémica en Galapagar: lección de masturbación para niños de 11 años

(PD).- La polémica está servida. En un colegio público de Galapagar se imparte un curso de educación afectivo-sexual que no forma parte del currículo del centro, sino que es parte del Proyecto de Educación para la Salud impartido a los alumnos en el colegio por la Concejalía de Sanidad. Padres de alumnos han denunciado que ese curso enseña, entre otras cosas, a masturbarse como método de reconocimiento del bienestar emocional. A niños y niñas de once años.

La denuncia la han formulado padres de alumnos de sexto de primaria del colegio público Carlos Ruiz de Galapagar. De ella se ha hecho eco la plataforma Educan los Padres, de Villalba. Según las denuncias de los padres, a sus hijos, de once años, se les enseña a masturbarse con el argumento de que en el futuro “les vendrá muy bien para sus relaciones sexuales”, según recoge cope.es.

El temor de muchas familias es que este tipo de contenidos entre, a partir del curso que viene, en la asignatura Educación para la Ciudadanía, obligatoria para quinto o sexto de primaria.

La Concejalía de Sanidad de Galapagar lo niega todo: dice que todo es falso. Pero las denuncias de los padres están ahí. Y la pregunta es si la Concejalía sabe exactamente qué es lo que se está enseñando a los niños. Para esa pregunta no hay respuesta ni en la concejalía ni en ningún otro lugar, porque la práctica de los contenidos depende exclusivamente del criterio de los “formadores” contratados.

María Menéndez, portavoz de Educan los Padres, indica que su plataforma está investigando si los cursos se han impartido en otros centros de la zona; afirma, igualmente, que ya ha denunciado el caso ante la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid.

Se da la circunstancia de que la concejala de Sanidad responsable de este programa formativo es Elena Victoria Moyano, del Partido Popular. «El programa formativo», indica María Menéndez,

«Tenía entre sus objetivos discriminar prejuicios adquiridos en cuanto a la manifestación y expresión de las emociones así como desmontar los tabúes adquiridos en cuanto a reproducción humana».

Por su parte, Fabián Fernández de Alarcón, secretario general de Profesionales por la Ética, denuncia que numerosos instituciones públicas (ayuntamientos, comunidades autónomas…) promueven cursos y materiales parecidos.

«Así», explica Fernández de Alarcón, la Junta de Andalucía (tiene un proyecto didáctico para el segundo ciclo de Primaria (10-12 años) en el que se les pregunta por escrito «cuál es el conflicto más habitual en su familia», se les pide que describan dibujos que representan diversas conductas sexuales explícitas y se les pide que digan si es verdadero o falso afirmaciones como las siguientes:

«La masturbación es una forma de sentir placer con tu cuerpo o es tan saludable enamorarse de una persona de tu mismo sexo como del otro sexo».

Según Fernández de Alarcón, este tipo de materiales, talleres y prácticas se «colaban» en la educación a través de temas transversales como educación para la salud. Ahora, con EpC como materia obligatoria en Primaria, se convierte en asignatura obligatoria y evaluable para todos los alumnos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído