Vuelven las Hermanas Gilda

Vuelven las Hermanas Gilda

(PD).- Una nueva edición ha recuperado, 15 años después de su última publicación, un clásico del cómic español como las ‘Hermanas Gilda’, del fallecido dibujante Manuel Vázquez.

Publicado por Ediciones B con una tirada inicial de 5.000 ejemplares, el álbum dedicado a las Hermanas Gilda conmemora el 60 aniversario de esta serie que Vázquez comenzó en 1949 y prolongó hasta 1972-73.

Según ha explicado el especialista en cómic y autor del prólogo del volumen, Antoni Guiral, «las historietas de las Gilda reflejan la sociedad de la época, vista de manera irónica, y ponen en valor la categoría de dibujo y narración de Vázquez».

Para Guiral, aunque ya había dado muestras de su capacidad para «dinamitar las convenciones sociales» en su serie ‘Heliodoro Hipotenuso’, fue en las ‘Hermanas Gilda’ donde Vázquez desató su alma de autor rebelde.

Esa rebeldía se traduce en unas historias que rompen con la moralidad de la dictadura franquista que ensalzaba la fraternidad y la convivencia social y familiar, y además desde unas revistas dirigidas a un lector infantil y juvenil.

Las dos protagonistas son además antitéticas: «Leovigilda es la hermana alta y delgada que simboliza la frustración, y Hermenegilda, la bajita y obesa, guarda la esencia del candor», comenta Guiral.

Problemas con la censura

Con el disfraz del humor burlesco y desmesurado, Vázquez retrata el cinismo y la ferocidad de las relaciones humanas, esquivando, al menos hasta 1955, el control censor de la Dirección General de Prensa.

Con la entrada en vigor de una nueva legislación del Ministerio de Información y Turismo sobre lo que se podía y no se podía decir en las publicaciones infantiles, a partir de 1956 «las dos hermanas fueron abandonando la acritud de sus relaciones en favor de una etapa en la que ‘se iban al campo’ para vivir situaciones fronterizas con el surrealismo», señala Giral.

En nombre de la familia del dibujante, sus hijos Victoria y Manolo Vázquez han asegurado que «volver a publicar la serie de las Hermanas Gilda era una asignatura pendiente que debíamos a nuestro padre» y también una necesidad, «porque en Internet siguen apareciendo ventas de ejemplares, aunque pocos y en muy mal estado».

Para Manolo Vázquez, las aventuras de las Hermanas Gilda siguen siendo válidas para los lectores de hoy, porque «como los Simpson, admiten varias lecturas, los niños se ríen con sus ocurrencias exageradas, y los adultos pueden leer entre líneas cómo era la sociedad española de entonces, qué dicen los personajes o por qué se llamaban así».

Reflejo de la realidad española de posguerra

En opinión de Giral, «las Hermanas Gilda y la Familia Cebolleta son las dos historias que mejor reflejan, aunque con un sentido del humor exagerado, la realidad española de posguerra».

Manolo Vázquez ha revelado que el carácter auténticamente anárquico de su padre se plasma en otra de sus tiras, el Tío Vázquez, «en la que hacía más el gamberro, pues se trata de un personaje absolutamente sin moral, que estafa, engaña, roba sin ningún problema».

El Tío Vázquez constituía, según ha comentado su hija, «una especie de revancha en respuesta a la serie ’13, Rue del Percebe’, que estaba basada en una historia de mi padre».

Otro de los personajes con los que mejor lo pasaba, ‘Anacleto, agente secreto’, será el protagonista de un nuevo álbum que Ediciones B tiene previsto publicar en septiembre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído