Los escandinavos, los maridos preferidos

Los suecos y los noruegos son los maridos más atractivos, ya que ayudan con las tareas domésticas, mientras que los australianos, conocidos por su amor al deporte y la cerveza, aparecen como últimos en un estudio británico sobre los papeles en el hogar.

La economista española Almudena Sevilla-Sanz, de la Universidad de Oxford, ha tratado de averiguar si las tasas de matrimonio y convivencia en los países desarrollados están relacionadas con las actitudes hacia los papeles del hombre y la mujer y las opiniones sobre quién es responsable de las tareas del hogar y el cuidado de los niños.

Sevilla-Sanz, del Centre for Time Use Research de la universidad, ha encontrado que las mujeres que viven en los países con una mayor proporción de hombres igualitarios (aquellos que comparten las tareas del hogar) tienen una mayor tendencia a casarse o vivir con un hombre.

«Este estudio muestra que en países igualitarios hay un menor estigma social vinculado a que los hombres hagan lo que tradicionalmente era trabajo de las mujeres», ha dicho en un comunicado.

«Esto lleva a que los hombres en las sociedades igualitarias adopten un papel más doméstico, así que la probabilidad de formar un hogar armonioso es mayor, lo que resulta en una mayor proporción de parejas que establecen un hogar en estos países»,ha añadido.

El estudio se ha basado en entrevistas a 13.500 hombres y mujeres de entre 20 y 45 años de 12 países, clasificados según un índice de igualdad establecido con preguntas sobre género, tareas del hogar y responsabilidades con los niños.

Japón, Alemania, Austria y Australia, en los últimos puestos

Suecia y Noruega encabezan el índice de igualdad establecido, seguidos de Reino Unido, Estados Unidos, Holanda, Irlanda y Nueva Zelanda, lo que convierte a sus hombres en los más atractivos para casarse. Los últimos puestos son para Japón, Alemania, Austria y Australia, los menos igualitarios.

La economista ha dicho que las mujeres que vivían en países con más desigualdad estaban entre un 20 y un 50% menos dispuestas a vivir con un hombre que aquellas que vivían en países más igualitarios. Sin embargo, los hombres no buscaban una mujer con la que repartir las tareas, sino una en la que confiar y que se encargara de la casa y los niños.

«Mientras que los hombres igualitarios parecen ser vistos como una opción mejor para las mujeres, las mujeres igualitarias son vistas como una apuesta menos segura por parte de los hombres», ha comentado la economista.

El estudio, titulado División del trabajo en los hogares y diferencias entre países sobre las tasas de formación de hogares, se publicará en el Journal of Population Economics.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído