Una web ofrece un manual para sobrevivir a esta tradición

¿Cómo salvar su reputación tras la borrachera de la cena de empresa?

No se haga fotos y así evitará salir de forma inapropiada en Facebook

Las cenas de Navidad de las empresas son una extensión de la jornada laboral ante la que se deben seguir unas pautas de comportamiento

Si bebes en las cenas de empresa que se realizan por Navidad, «no te hagas fotos» y «conserva tu reputación» evitando salir en el Facebook de tus compañeros de oficina.

Según aconseja la página web Monster.es, en un artículo titulado ‘Revelamos las claves para sobrevivir a la cena de empresa en Navidad‘, estas celebraciones son recibidas por los trabajadores con una mezcla de «ilusión y temor».

Para la mayoría, esta iniciativa se ha convertido en unos de los «eventos más delicados del año» y, por ello, esta web ofrece un manual para sobrevivir y superar «con éxito» las cenas de Navidad de las empresas que son «una extensión de la jornada laboral» ante la que se deben seguir unas «pautas de comportamiento» para dejar la «mejor imagen».

  • Asistir y participar: Estas comidas no son precisamente el mejor momento para tomarse la tarde libre o inventarse excusas. La ausencia al evento se interpretará como una señal de falta de responsabilidad, dejadez o prepotencia.
  • Beber con moderación: Es una cena y habrá alcohol. Sin embargo, pasarse con las copas no es nunca la mejor opción. Se debe controlar siempre la cantidad porque el alcohol desinhibe y provoca que comportamientos poco adecuados para un evento laboral.
  • Vestir correctamente: La ropa es también importante. Jefes y directivos estarán presentes y una imagen correcta es siempre la mejor carta de presentación.
  • No aislarse: No es recomendable cerrarse en banda y entablar conversación únicamente con los colegas que mejor nos caen. El objetivo es conocer a gente nueva y aprovechar la oportunidad de acercarse a gente importante con la que normalmente no entabla contacto.
  • Evitar los temas ‘conflictivos’: Es mejor evitar las conversaciones sobre religión, política o dinero porque sólo crearán conflictos. Se debe tener en cuenta que a la estas comidas acuden muchas personas con personalidades y puntos de vista muy distintos así que antes de que estalle la guerra, lo mejor es ser diplomático. Tampoco será el mejor momento para los cotilleos.
  • No hablar más de la cuenta: Hay que recordar que, salvo excepciones, nos encontramos con colegas, no entre amigos, así que hay que ser prudente con todo lo que se dice.
  • Ser agradecido: Siempre se debe dar las gracias a los organizadores de la cena. Y si hubiese ocasión, también es recomendable agradecer con amabilidad la velada a los directivos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído