Al asesor financiero detenido

Demandan a Scorsese por deber 600.000 dólares

Demandan a Scorsese por deber 600.000 dólares
Martin Scorsese y Kenneth Starr.

El cineasta Martin Scorsese se enfrenta a una demanda por las deudas de 600.000 dólares que una de sus empresas tendría pendientes con el conocido asesor financiero de las estrellas de Hollywood Kenneth Starr, detenido por un fraude de 59 millones de dólares, informó hoy el diario New York Post.

La demanda fue presentada en un tribunal de Nueva York por el perito judicial encargado de recuperar los bienes de Starr, quien ha tenido en su cartera de clientes, además de a Scorsese, a los actores Sylvester Stallone, Wesley Snipes y Uma Thurman.

Según relata el diario, Scorsese requirió para una de sus productoras los servicios de asesoría fiscal de la empresa de Starr, detenido en mayo, y acordó que le pagaría a éste un 5 por ciento de sus beneficios por «sus labores de contabilidad, administración, gestión de impuestos», entre otras.

El contable al que Starr encomendó el trabajo acabó abandonando la compañía y se llevó a una nueva empresa a Scorsese como cliente, por lo que la firma del célebre asesor considera que el cineasta incumplió su contrato, algo con lo que coincide el perito judicial.

La labor de ese experto es la de localizar e intentar recuperar el mayor número posible de los bienes de Starr para hacer frente a las compensaciones que se prevé que tendrá que ejecutar el conocido asesor, quien también tuvo entre sus clientes a la fotógrafa Annie Leibovitz.

La compañía de Scorsese ya ha pagado «facturas sustanciosas a la firma (de Starr), pero, si se determina que aún algún saldo pendiente, será rectificado», explicó al diario neoyorquino uno de los representantes del cineasta.

Starr, de 66 años, fue detenido hace cerca de dos meses por idear y perpetrar una estafa que asciende por el momento a 59 millones de dólares, según detalló la Fiscalía federal de Manhattan cuando presentó 23 cargos en su contra relacionados con fraude y lavado de dinero con penas de hasta 20 años de cárcel cada uno.

Según la acusación, Starr habría orquestado la millonaria estafa a través de Starr & Co., empresa con la que convencía a sus clientes de invertir grandes cantidades de dinero en «negocios seguros» que luego desviaba a sus cuentas o destinaba a inversiones más arriesgadas en las que tenía algún interés.

Además, en los casos en los que Starr controlaba las cuentas bancarias de sus clientes, realizaba «transferencias no autorizadas» a cuentas de abogados y de una empresa pantalla, y que destinaba luego «a su propio uso».

Cuando los clientes reclamaban al financiero el pago de beneficios, Starr utilizaba, según la Fiscalía, un «esquema Ponzi» por el que utilizaba el dinero de las cuentas de otros inversores para satisfacer a los primeros, sin que en realidad existiera un negocio sólido que respaldara sus actividades.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído