La periodista ha pasado por el quirofáno para agrandarse los pechos

Sara Carbonero reaparece ‘muy casta’ tras su operación

La conocida presentadora ha utilizado en su reaparición una casta camiseta negra que poco dejaba adivinar del resultado de su reciente operación de aumento de busto a la que se sometió hace poco tiempo.

Tras una única emisión sin aparecer ante los espectadores, la novia del portero de la selección española de futbol no ha querido hacer gala de su mueva imagen y con un look recatado ha querido evitar juicios de valor sobre su nuevo aspecto.

Nuevo físico

La propia periodista ya confesó hace unos meses que el estrés del Mundial y su ajetreada agenda de trabajo habían influido en su figura, haciéndola perder hasta seis kilos que, a día de hoy, aún no ha recuperado. Y aunque es considerada como una de las mujeres más sexys del nuestro país, Sara Carbonero no se encontraba del todo contenta con su físico y por ello ha decidido pasar por el quirófano para someterse a una mamoplastia.

Coincidiendo con su primer año de amor con Iker Casillas y su recién estrenada convivencia en casa del portero, Sara Carbonero cambia de imagen tras someterse a una operación de aumento de pecho, tal y como publica la revista Diez Minutos en su portada.

El 19 de noviembre, la periodista deportiva ingresaba en el Hospital Nisa Pardo en Aravaca, muy cercano a su actual residencia, clínica en la que se le practicó la mamoplastia. Acompañada en todo momento por su hermana pequeña, Irene, estudiante de periodismo igual que ella, Sara abandonó el hospital apenas un día después de la intervención.

Tal y como explica la revista Diez Minutos -que ha publicado en exclusiva las imágenes de la joven a la salida de la clínica- Sara ha optado por dos discretos implantes de 250 gramos cada uno, que le fueron colocados directamente debajo del músculo, dándole al pecho un aspecto muy natural.

Además, el novedoso simulador virtual del que dispone la clínica, permitió a la joven ver el resultado incluso antes de la operación.

Tras una noche de hospitalización, Sara abandonó el hospital por la puerta trasera y en compañía de su hermana y se trasladó directamente a la casa que, desde hace unas semanas, comparte con Iker Casillas.

Precisamente en compañía del portero pudimos verla un día después saliendo de la casa que comparten para ir a disfrutar juntos de una comida en un restaurante cercano a su residencia.

Tal y como publica la revista, Sara deberá guardar reposo en los próximos días y no hacer demasiados esfuerzos físicos. Además, la periodista deberá llevar durante varios días un vendaje compresor y no podrá conducir. Seguro que Iker sabe cuidar perfectamente de ella.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído