Los decretos sancionados por el Rey se han datado en Buenos Aires por respeto a la soberanía argentina

MAR DEL PLATA (ARGENTINA), 4 (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández)

Los reales decretos sancionados por el Rey de forma urgente para hacer frente a la huelga salvaje de controladores aéreos se han datado en Buenos Aires y no en Mar del Plata -donde se encuentra físicamente el monarca– por respeto a la soberanía argentina, han explicado a Europa Press fuentes del Palacio de la Zarzuela.

Es costumbre diplomática respetar la soberanía de los países, por lo que una acción de este tipo debe hacerse en territorio nacional, por eso en situaciones excepcionales donde el jefe del Estado tiene que rubricar una decisión del Gobierno que no puede esperar -ha habido más casos– lo habitual es que se haga en la Embajada.

En Mar del Plata, España no tiene siquiera un Consulado pero el Rey ha firmado los reales decretos en presencia del embajador de España en Buenos Aires, Rafael Estrella, precisan las fuentes. Aunque los documentos no han pasado físicamente por la legación, y todos ellos los ha sancionado el Rey en Mar del Plata, donde participa en la XX Cumbre Ibeoramericana, se fechan en la capital argentina para respetar precisamente esos usos diplomáticos.

El primer decreto que firmó el Rey desde Mar del Plata fue el que permite al Ejército tomar el control de los aeropuertos tras el cierre del espacio aéreo ante el absentismo de controladores, lo que hizo en la tarde del viernes.

En torno a la medianoche de hoy sancionó el real decreto que cambia la ley de seguridad aérea para otorgar en condiciones especiales de urgencia las competencias del control del tráfico aéreo de AENA al Ministerio de Defensa y esta mañana sancionó el real decreto que declara el estado de alarma en el país.

El procedimiento de envío y firma de los textos se produce de la manera siguiente. Presidencia del Gobierno remite el documento exacto que se va a publicar en el Boletín Oficial del Estado y Don Juan Carlos lo firma físicamente. Después de que un sistema electrónico reconozca la signatura del Rey, se devuelve a Moncloa, han explicado las fuentes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído