En Talavera dela Reina

El archivo municipal recibe 117 documentos «excepcionales» de 1809

De la batalla de Talavera propiedad de José Luis Reneo, fallecido

El archivo municipal recibe 117 documentos "excepcionales" de 1809
Monumento a la Batalla de Talavera, que tuvo lugar en julio de 1809. E.M.

El archivo municipal de Talavera de la Reina recibe hoy, fecha simbólica del 2 de mayo, un legado «excepcional» en España sobre la Guerra de la Independencia, 117 documentos de la Batalla de Talavera (27 y 28 de julio de 1809) propiedad del fallecido coleccionista José Luis Reneo.
La voluntad de la familia Reneo Guerrero -en particular de Clara Lumbreras (cuñada del fallecido) y de los hermanos Eduardo, Víctor y Marco Reneo Guerrero-, y la disposición del Ayuntamiento talaverano, han hecho posible que este rico legado cultural e histórico pase a formar parte del archivo municipal de la ciudad.

La persona que mejor conoce estos documentos, y quien ha trabajado con la familia Reneo Guerrero y el Ayuntamiento, es el coordinador del grupo de investigación histórica del Bicentenario de la Batalla de Talavera en 2009, el historiador y profesor Luis Francisco Peñalver, que ha explicado a Efe la importancia de los escritos.

«Son el testimonio directo del campo de batalla, la gran mayoría están fechados estos días, entre el 27 de julio y el 3 de agosto de 1809. Son la fuente más cercana de que disponemos en España de lo que sucedió en la batalla y por éso son excepcionales», asegura Peñalver.

En el Cerro Medellín de Talavera de la Reina, los ejércitos español y británico obtuvieron el 27 y 28 de julio de 1809 su primera victoria frente a las tropas de Napoleón en la Península Ibérica.

Ahora, transcurridos doscientos años, los documentos de la familia Reneo Guerrero han permitido conocer la relación exacta de los regimientos y batallones integrados en el Ejército de Extremadura que intervinieron en la Batalla de Talavera.

Junto con informes de los oficiales, estado de los prisioneros, heridos y muertos, situación de la división de vanguardia e incluso el sorteo que se hizo entre los 275 desertores en la noche del 27 al 28 de julio, de los que fueron ejecutados 25 el día 2 de agosto.

Toda esta documentación se agrupó durante los meses siguientes a la Batalla para integrar el expediente creado tras la solicitud del oficial británico Santiago Whittingham acerca de conceder una medalla a los jefes de los Cuerpos del Ejército de Extremadura que habían participado en la Batalla de Talavera. La cruz conmemorativa se otorgó en diciembre de 1810.

El investigador José Manuel Rodríguez también ha trabajado varios años en la Batalla de Talavera, junto a Peñalver, y ha dicho a Efe que los documentos de la familia Reneo Guerrero les han permitido «reconstruir la batalla con muy poco margen de error» porque ahora conocen el número de soldados de cada regimiento y, en base a este dato, cómo se desplegaron los regimientos para el combate.

El expediente recoge todos los informes de Infantería, un buen número de los de Caballería y una pequeña «pero muy importante» parte de Artillería, resume Rodríguez.

A finales del siglo XX, el apasionado humanista José Luis Reneo adquirió a un anticuario estos documentos.

El que fuera promotor y fundador de la Asociación de Amigos del Museo de Cerámica de Talavera de la Reina realizó una intensa labor cultural y divulgativa hasta su muerte prematura a los 48 años (falleció el 20 de octubre de 2008) y la historia, como la cerámica, formaron parte de sus aficiones.

Pocos días antes de su muerte, Inés Valverde (también cofundadora de la Asociación de Amigos) habló con Peñalver sobre estos documentos en presencia del propio Reneo. Y tras el fallecimiento, Valverde remitió al historiador las fotocopias que ella poseía de los documentos originales.

«Enseguida ví el valor y la importancia de estos documentos», recuerda, aún con emoción, el profesor Peñalver, que incorporó esta información a los estudios que él coordinaba y cuyo fruto fue el libro «Talavera 1809», que se publicó en la primavera de 2009 con motivo del Bicentenario de la Batalla de Talavera.

En aquel momento, sin embargo, los documentos originales de José Luis Reneo que mañana recibirá el Ayuntamiento aún no habían aparecido entre la miscelánea de colecciones y objetos que Reneo atesoró en vida.

A finales de ese mismo año 2009 la familia Reneo Guerrero encontró los documentos y contactó con Peñalver porque «el objetivo era que Talavera se quedara con este legado histórico», algo que finalmente han conseguido.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído