El reportaje-pasquín que el diario 'El Mundo' dedica al ex presidente

Felipe González surca el mar Egeo con la familia de su novia

"En una u otra orilla, González siempre encontrará la manera de permanecer a flote"

Felipe González surca el mar Egeo con la familia de su novia
Captura del reportaje sobre las vacaciones de Felipe González en El Mundo, 6 agosto 2011. LOC

«Mientras en España el barco amenaza con hundirse, Felipe González ha decidido subirse a bordo de una goleta en Turquía. El expresidente confía en el mercado español: no necesita de sus ahorros para sobrevivir un verano más. Así, se ha colgado del brazo a su ínclita novia, Mar García-Vaquero, y la semana pasada, la peor de la crisis para la deuda española, se ha embarcado en alguna nave segura, de gran eslora, aire acondicionado, tripulación diligente y una despensa bien nutrida.»

Así comienza el reportaje ‘Felipe González surca el mar Egeo con la familia de su novia’ que el diario El Mundo le dedica a Felipe González en su suplemento LOC del 6 agosto 2011, donde aseguran que acompañan a Felipe, «las otras dos hermanas García-Vaquero, Begoña y Carmen, sus respectivos, el empresario Pedro Trapote y el mexicano Emilio Caballero y los seis vástagos de las Miller de Villacañas, como se las conoce en su pueblo manchego».

La crónica se torna en pasquín de ínfulas literarias en párrafos posteriores:

Las horas en una goleta pasan plácidas entre siestas, lectura de verano, música, cenas, fiestas y algún juego grupal que incluya a los jóvenes de a bordo. ¿Representar una escena de Piratas del Caribe? Muy propio: «Mar, tú haces de Keira Knightley. Tú, ponte un trapote en la cabeza e interpretas a Jack Sparrow. Felipe, toma un parche». Un disfraz que bien puede valerle también para emular A ciegas, la película basada en Ensayo sobre la ceguera, donde ya es conocida la condición del tuerto. […]

Tras su periplo turco, se espera a Felipe González en Marbella, donde continuará con el descanso de la frenética actividad que desarrolla en su despacho de Velázquez. Donde no se le espera es en Tánger. Las obras de su mansión marroquí siguen paradas y, desde que falleció su amigo y vecino en la playa tangerina, Luis García Cereceda, la consecución del proyecto se ve cada vez más lejana.

En una u otra orilla, González siempre encontrará la manera de permanecer a flote.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído