De la Vega dice que «cuando una mujer retrocede, la sociedad también», y augura que la igualdad «cambiará el mundo»

La consejera de Estado y exvicepresidenta del Gobierno socialista, María Teresa Fernández de la Vega, ha reivindicado este miércoles en Santander que «cuando una mujer retrocede la sociedad da marcha atrás en derechos y progreso», por lo que ha augurado que la igualdad será «el factor que cambie el mundo» ya que es una «causa necesaria e ineludible», la «gran causa de nuestro tiempo».

Así lo ha señalado Fernández de la Vega en el acto de clausura de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en el que ha sido investida Doctora Honoris Causa junto con la escritora Ana María Matute, la científica e investigadora Margarita Salas y la empresaria Rosalía Mena.

Fernández de la Vega ha ensalzado que estos nombramientos hacen «doctoras a todas las mujeres» porque, «cuando una mujer da un paso, avanzan todas», por ello, en estos tiempos, «las mujeres no pueden permitirse ni la más mínima tregua en la lucha por la igualdad».

Además, la que pasará a la historia por ser la primera mujer en presidir un Consejo de Ministros, ha considerado que en estos momentos «la lucha por la igualdad parece haber sido relegada por el tiempo a un segundo plano», por lo que «hay que impulsar las ideas y valores» que van a conformar «el nuevo mundo», en el que «la igualdad será el factor clave».

También, Fernández de la Vega ha abogado por continuar con esa lucha por la igualdad para que, el día de mañana, «la igualdad no vuelva a la caverna ni a la oscuridad de los tiempos». Así ha opinado que «el siglo XXI tiene que ser el siglo de las mujeres» y éstas no pueden «renunciar» a ello.

Por otro lado, ha indicado que ahora, en una sociedad globalizada, es «necesario el apoyo de todos, hombres y mujeres», para que «ésta no sea una época de recesión sino de avance democrático», en donde hombre y mujeres se unan en «un pacto social».

El periodista Iñaki Gabilondo, que ha sido el padrino de la homenajeada, ha destacado en su laudatio que Fernández de la Vega estará «siempre asociada a lo público, a la justicia y al compromiso social» porque en su carrera política no se ha abstraído de «luchar por los derechos de la mujer y por la democracia».

Así, como tantas otras mujeres, Fernández de la Vega «construyó su vida personal y profesional en un mundo de hombres», en el «más pedregoso» como es «la política». Sin embargo, ha añadido, «su talento, tenacidad y perseverancia», así como «su integridad», la llevaron a formar parte del «primer gobierno paritario» en la historia de España.

CERCA DE SU «SUEÑO DE JUVENTUD»

Por otro lado, la escritora Ana María Matute ha explicado que para ella este nombramiento era «un perfume cercano y lejano» al mismo tiempo, porque, aunque le ha permitido «regresar a su sueño de juventud», también le ha hecho evocar «su lucha» por ir a la universidad, en unos tiempos en los que las mujeres tenían otro papel.

A este respecto, Matute ha recordado que «sus suplicas» por ir a la universidad chocaban con «la autoridad paterna y materna» y se convirtió así en «una meta inalcanzable». «Afortunadamente los tiempos han cambiado y parece de otro mundo», un mundo que «oportunamente ha desaparecido», ha considerado.

Su laudatio ha estado a cargo de la escritora Soledad Puértolas quien ha hecho una reflexión sobre «el mundo» de las novelas de la escritora catalana, un mundo que «es de todos» porque los lectores «se convierten en habitantes» del «universo» creado por Matute.

Puértolas ha destacado que las obras de Matute «han proporcionado al realismo un toque mágico», porque transportan al lector a «los límites de la realidad», en donde aparecen los «aspectos más íntimos y etéreos del ser humano».

«Escribir es para Matute como regresar al momento en que la luz lo cambio todo», el momento en que la joven perdió «la inocencia», ha precisado Puértolas.

«FUTURO DESARROLLO» DE ESPAÑA

Por su parte, la científica e investigadora Margarita Salas ha avisado que «la investigación de calidad será el futuro desarrollo» de España, y ha elevado la máxima de que «un país sin investigación es un país sin desarrollo», y que para ello es «necesario» comenzar por «hacer investigación básica de calidad y dejar libertad al investigador».

Además, para aumentar esa calidad, es «necesario» que «los jóvenes preparados» se incorporen al sistema español de Ciencia y Tecnología.

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha pronunciado la laudatio de Salas, de la que es «discípula» y ha ensalzado los 40 años de trabajo dedicados a la Biología Molecular, en concreto a la investigación del virus bacteriófago Phi29, lo que la ha convertido en «ejemplo para toda una generación de investigadores».

Entre sus virtudes, Garmendia ha destacado «su capacidad de crear equipo y escuela» gracias a su «intensa dedicación» a sus discípulos y alumnos, a quienes ha trasmitido el «espíritu de ciencia».

Además, la socialista ha enaltecido que «España cuenta ya con instituciones maduras» en materia de investigación, así como con «un presupuesto impensable» en los tiempos en que Margarita Salas comenzaba su carrera científica, algo que ha abierto «muchas puertas» y se ha materializado en la «novedosa» Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Pero, Garmendia también ha considerado que «el I+D no puede avanzar más en España si no se da más empuje y facilidades a las nuevas generaciones de investigadores».

La titular de Ciencia e Innovación ha reivindicado «la voluntad española de conquistar la igualdad de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad», entre ellos la investigación, en donde «ni la ciencia ni la economía españolas pueden prescindir del 50 por ciento del talento» que «atesoran» las mujeres.

«ESPIRITU ACTIVO E INNOVADOR»

La doctora e investigadora Celia Sánchez-Ramos ha hecho un repaso de la trayectoria de Rosalía Mera en la lectura de la laudatio, en la que ha destacado el «espíritu activo e innovador» que «ha marcado la vida» de una de las fundadoras del Grupo INDITEX.

Sánchez-Ramos ha plasmado su «valía y esfuerzo» en su entorno «cultural, laboral y social» con el objetivo de ayudar en «la integración social» y de apoyar «el emprendimiento individual y colectivo».

Así, es presidenta de la Fundación Paideia, en la que se desarrollando proyectos para la inserción de colectivos en riesgo de exclusión social, así como para la «integración laboral de personas con discapacidad», unas tareas en las que Mera muestra «responsabilidad, polivalencia y rigor» para afrontar «los retos» diarios.

Por su parte, Rosalía Mera ha agradecido este nombramiento con el que cumple su «deseo infantil» de entrar a formar parte de «los circuitos universitarios del conocimiento».

Para cerrar oficialmente los Cursos de Verano de la UIMP así como el acto, ha intervenido el rector Salvador Ordóñez, que ha precisado que las cuatro mujeres nombradas doctoras Honoris Causa (Fernández de la Vega, Matute, Salas y Mera) «ejemplifican de manera incuestionable el papel esencial de la condición femenina en la sociedad española actual», así como «la lucha exitosa contra la discriminación por razones».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído