Rowan Atkinson: «Prefiero cenar con Johnny English que con Mr. Bean»

El humorista Rowan Atkinson vuelve a la gran pantalla con una nueva entrega de la comedia ‘Johnny English’, en la que interpreta a un agente secreto británico al servicio de la corona. El filme llegará a las pantallas españolas el próximo viernes y cuenta en su reparto con Gillian Anderson (‘Expediente X’) y Dominic West (‘The Wire’).

El espía Jonhhy English se ha retirado a un monasterio tibetano después de fracasar en su última misión de Mozambique. Sin embargo, el MI7 le pide que encabece un nuevo cometido con el que tratará de evitar el asesinato del primer ministro chino, una aventura arriesgada en la que el agente no dejará de hacer reír.

Después de 17 años interpretando a Mr. Bean, Atkinson ha dejado huérfano al personaje que lo lanzó a la fama. Según ha confesado este lunes, en declaraciones a Europa Press, esta figura «no tiene edad ni época». «Un personaje así no puede envejecer, pero yo sí, así que prefiero dejarlo como hace 20 años», aunque «nunca se puede decir nunca», destaca.

Sin embargo, afirma que siempre le ha divertido meterse en este papel porque con él vive lo que ha denominado una «fantasía anárquica». «Es un niño atrapado en un cuerpo de hombre, un personaje egocéntrico y totalmente despreocupado, repulsivo y fascinante a la vez».

A su juicio, a veces las peores cualidades son mejores para interpretar a un personaje, y Johnny English es «mucho más agradable y simpático, aunque tiene fallos, y siempre cree que es más bueno de lo que es». «Ahí está el chiste», añade. «Preferiría mil veces cenar con él antes que con Mr. Bean», bromea el actor.

«MAS GLAMOUR» PARA EL AGENTE JOHNNY ENGLISH

En ‘Johnny English returns’ se ha aumentado el presupuesto para realizar una historia «más creíble» y con «más glamour», explica el actor. Mientras que la primera era «muy pobre» y contaba con un humor «más tonto», ahora este filme ofrece un nivel «más culto», porque querían un «prototipo de James Bond».

Además, querían comprobar qué ocurría al introducir a un personaje como Johnny English en un contexto más serio y en un reparto en el que ninguno de los actores son cómicos, lo que da «sentido» a este proyecto, en palabras de Atkinson.

En esta ocasión, y a diferencia de su papel en Mr. Bean, se sirve de la voz para interpretar el papel de espía. Sin embargo, explica que siempre cuenta con una dimensión verbal «muy fuerte». «La habilidad de hacer comedia visual no es tan corriente. Yo la tengo y no debería dejarlo a un lado, aunque algunos lo consideren de menor nivel», indica.

MR. BEAN Y ZAPATERO

Preguntado por la situación de crisis y las similitudes entre los políticos y los personajes cómicos, Atkinson señala que la capacidad de Johnny English para engañarse se ve reflejada en los líderes. «Uno de los problemas más grandes que hay que resolver es que ellos no quieren reconocer su culpabilidad, y hasta que esto no ocurra las cosas no cambiarán».

Respecto al parecido físico del actor con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha señalado que cuando vio su fotografía comprendió el parecido, aunque señala que no es la primera vez que comparan su rostro con el de un líder político. «Tengo una foto de cuando tenía 15 años y parezco más español que ahora», asegura.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído