Su hija Andrea es su principal apoyo en estos duros momentos

Lydia Bosch, obligada a dejar su casa para cumplir la sentencia de divorcio

La mudanza ha provocado nuevos encontronazos entre la actriz y Alberto Martín

Lydia Bosch, obligada a dejar su casa para cumplir la sentencia de divorcio
La actriz barcelonesa, Lydia Bosch. EFE

La actriz no vive uno de sus mejores momentos. El próximo 20 de enero de 2012 deberá abandonar el hogar conyugal para cumplir así con la sentencia de divorcio dictada por la Audiencia Provincial de Madrid, que obliga a la artista a compartir la casa al 50% con su ex marido, Alberto Martín.

Desde que comenzaron los trámites de la separación y hasta ahora, Lydia residía en la casa con los mellizos que tiene en común con su ex pareja y con su hija mayor, Andrea. Precisamente, la joven, que cumple 20 años el 29 de enero, es su principal apoyo en estos duros momentos en los que la intérprete intenta ser fuerte.

Así lo demuestran las fotografías que recoge la revista Diez Minutos, en las que se observa cómo la hija mayor de la actriz acompaña a su madre a hacer compras a una gran superficie de muebles y accesorios de decoración para preparar su nuevo hogar.

La nueva residencia de Lydia Bosch se encuentra en la misma zona de su antigua casa, La Finca en Pozuelo de Alarcón, eso sí, se trata de una zona más asequible de la misma urbanización. Por el tránsito de camiones que han participado en la mudanza, Lydia habría trasladado muchas cosas a su nuevo hogar, lo que ha ocasionado un nuevo enfrentamiento con su ex pareja.

Este nuevo encontronazo entre Lydia y Alberto, según la citada revista, se uniría a los anteriores protagonizados por la ex pareja desde que comenzaran los trámites de su separación en abril de 2009.

Ahora, la actriz está pendiente de la resolución del recurso de queja que interpuso en la sala primera del Tribunal Supremo el pasado mes de septiembre de 2011 por la segunda sentencia de divorcio en la que las condiciones para ella empeoraban.

En dicha sentencia, se anulaba la indemnización de 350.000 euros que debía recibir de Alberto Martín y se rebajaba de 6.500 a 2.800 euros al mes la manutención para ambos mellizos. Además, pese a que ella consiguió la guardia custodia de los pequeños, su ex pareja logró tenerlos quince días al mes.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído