Nacido en Velvís de la Jara e hijo adoptivo de Talavera de la Reina

Fallece el historiador Fernando Jiménez de Gregorio

Descanse en paz

Fallece el historiador Fernando Jiménez de Gregorio
Fernando Jiménez de Gregorio. E.M.

El historiador y académico, Fernando Jiménez de Gregorio, ha muerto este pasado lunes 23 de julio a la edad de 101 años. Nació en Belvís de la Jara (Toledo), el 30 de mayo de 1911. Era doctor en Filosofía y Letras, catedrático de Geografía e Historia y licenciado en Derecho. Era miembro de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, además de hijo adoptivo de Talavera de la Reina.

Fernando Jiménez de Gregorio impartió clase de Geografía e Historia en varios institutos de secundaria, (entre ellos en el de Toledo de la época y en el de Santa Isabel, en Madrid) y dio a conocer la cultura jareña a través de sus libros y sus artículos, en los que hablaba de los paisajes, la historia, la arqueología, las tradiciones y todo lo que envuelve a la comarca de la Jara. También impartió clases en Plasencia y en la Universidad de Murcia durante varios años.

Los restos del historiador serán incinerados hoy martes 24 d ejulio en el cementerio de la M-30, en Madrid y posteriormente, si se cumplen los deseos de Jiménez de Gregorio, serán enterrados en el cementerio de Belvís de la Jara junto a su difunta esposa.

El alcalde de Belvís de la Jara, José Luis Fernández, ha lamentado el fallecimiento del historiador y ha manifestado que hoy, cuando se ha conocido la noticia, «es un día triste, pero nos quedamos con el patrimonio que nos deja y por eso le quiero agradecer lo que ha hecho por todos los pueblos», ha señalado Fernández a Europa Press.

El primer edil ha reconocido que Jiménez de Gregorio «ha hecho un gran esfuerzo y trabajo por su pueblo y por la provincia, que se le reconoce ahora y siempre».

Por su parte el alcalde de Talavera de la Reina, Gonzalo Lago, ha manifestado su más profundo pesar por el fallecimiento de este «gran hombre de la cultura», y ha decretado tres días de luto oficial; por lo que la bandera de la ciudad ya ondea a media asta con un crespón negro en señal de duelo en el Ayuntamiento.

«No sólo era hijo adoptivo de la ciudad, sino que además le considerábamos predilecto porque era un talaverano más aunque no hubiese nacido aquí, sino en Belvís de la Jara», destacó el regidor, que dejó claro que hoy Talavera y sus tierras «han perdido un verdadero adalid de la cultura y un ejemplo para todos nosotros».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído