El gesto más comentado de la Princesa de Asturias en un fin de fiesta de lágrimas

El «¿Por qué no te callas?» de Letizia al charlatán Jorge Moragas

La esposa de Don Felipe pidió silencio al director del Gabinete de la presidencia, al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre y a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá

Justo un instante antes, el Príncipe Felipe había hecho referencia desde el estrado a sus dos hijas, Leonor y Sofía.

Fue la comidilla de la noche en Buenos Aires y el motivo de cachondeo principal en las redaciones de Madrid. Porque el gesto se las trae, por su protagonista y por los ‘culpables‘, que no salen en imagen pero son conocidos.

El vídeo circula ya a toda velocidad. La protagonista principal es la princesa Letizia, que ocupaba este 7 de septiembre de 2013 la primera fila del auditorio durante la exposición de la candidatura de Madrid 2020.

El gesto, en plena intervención de Don Felipe, es casi sutil: Letizia se gira levemente hacia la izquierda y se lleva el dedo índice de la mano derecha a los labios.

El motivo: hacer que cerraran un instante la boca al director del Gabinete de la presidencia del Gobierno de España, Jorge Moragas, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, situado a su lado. También la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, colocada junto a ellos.

Justo un instante antes, el Príncipe Felipe había hecho referencia desde el estrado a sus dos hijas, Leonor y Sofía.

La reacción de los ‘pillados in fraganti’ fue automática y en cierto modo inexplicable. Desde la fila de atrás, Moragas vuelve la cara hacia la princesa de Asturias y hace un gesto similar al suyo, con supuesta aquiscencia y cierta ironía.

Cuando le llamaron la atención, Moragas -uno de los principales asesores del presidente Rajoy y hombre fuerte en La Moncloa- charlaba a todo trapo con De la Torre, que en calidad de primer edil de una de las ciudades subsede de Madrid 2020, e invitado a todo, ha estado en Buenos Aires acompañando a la nutrida y en cierto modo inexplicable delegación española.

LA MALDICIÓN DEL 4

La asignación del número 4 a Madrid para que los miembros del COI votaran por la candidatura española (frente al 2 de Tokio y el 8 de Estambul) fue interpretada como un buen augurio por las miles de personas que se desplazaron a la Puerta de Alcalá para participar en la fiesta olímpica…

Sin embargo, ni la presencia de la Infanta Elena y su hijo Froilán desde primera hora de la tarde en el punto de encuentro para la fiesta, ni la aclamada intervención del Príncipe Felipe en Buenos Aires sirvieron para superar el jarro de agua fría que supuso la tempranera eliminación de Madrid 2020 de la carrera olímpica que al final ganó Tokio.

Todo ello deslucido por la repentina eliminación de Madrid que casi nadie esperaba. La primera votación dejó a Tokio en la cabeza de las favoritas (un claro adelanto de lo que al final sucedería) y un inédito empate entre Madrid y Estambul a la cola.

En menos de lo que canta un gallo, los miembros del COI deshicieron el empate y dejaron, una vez más, a España con las ganas de albergar los Juegos Olímpicos. Las imágenes que llegaban desde Buenos Aires y desde la Puerta de Alcalá eran de absoluta desolación.

Lloros y lágrimas en las conexiones en directo, caras largas y un repentino fin de fiesta tempranero mientras la riada humana en fuga a sus respectivos domicilios protagonizaba las fotos en el centro de la capital.

La cara de la actriz Amaia Salamanca desde Buenos Aires con lágrimas en los ojos al escuchar Jacques Rogge dejaba poco más que decir. Por no hablar de la primera reacción de la jugadora española de waterpolo Jennifer Pareja, que se mostró desconsolada y apenas si podía hablar entre lágrimas al reconocer que tanto ella como el resto de la delegación de deportistas nacionales en Buenos Aires se quedaron «helados» al conocer la eliminación de Madrid en la primera votación.

Y es que todo el optimismo que reinaba tras la presentación de la candidatura madrileña ante la 125 Asamblea del Comité Olímpico Internacional (COI) se fue al traste en unos minutos.

Así, la sorpresa saltó en la sala cuando Jacques Rogge, presidente del COI, anunciaba tras la primera ronda que había un empate a votos entre Madrid y Estambul, una candidatura con la que no se contaba, elevando la tensión, mientras que Tokio pasaba a la ansiada final.

Minutos después, se celebraba otra votación para decidir la compañera de viaje del proyecto nipón.

Rogge dictaba sentencia para la capital española, que perdía en el desempate por 49 votos a 45, inundando de decepción el recinto donde los responsables de la candidatura española aguardaba la decisión.

De este modo, la sabiduría popular no siempre se cumple y prueba de ello es que a la tercera (consecutiva) no ha ido la vencida y España no ha podido escuchar el tan esperado Madrid en boca del dirigente belga.

Una delegación completamente apagada, en contraste con el lema con el que se presentaba el proyecto español, Illuminate the future (Ilumina el futuro), hizo frente como pudo al mal trago recibido, inesperado porque al menos se esperaba, como en 2005 y 2009, llegar a la final.

Apenas una hora después Jacques Rogge confirmaba todos los pronósticos y daba el nombre de la ciudad elegida para albergar los Juegos Olímpicos de 2020: Tokio. Ya lo decían las apuestas y al final no hubo sorpresas.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído