El escritor recibe el viernes 25 de octubre de 2013 el premio Príncipe de Asturias de las Letras

Muñoz Molina: “De acuerdo con cualquier criterio que usemos, nuestra educación es desastrosa”

Deplora la situación del español, convertido casi “en una variante del inglés” por mor de la “catástrofe del doblaje”

Muñoz Molina: “De acuerdo con cualquier criterio que usemos, nuestra educación es desastrosa”
Antonio Muñoz Molina. EP

Los políticos de izquierda culpan al franquismo, los de derechas a los socialistas y seguidamente se hace una ley atolondrada que durará muy poco

El escritor Antonio Muñoz Molina, premio Príncipe de Asturias de las Letras, ha tachado de «vergüenza» y ha comparado con una «obra teatral repetida» la gestión política de la educación en España, y ha pedido una ley de Educación «duradera, sólida» y basada en la opinión de los docentes que trabajan en las aulas, y no de «expertos, psicopedagogos y comisarios políticos desde sus despachos».

Este 23 de octubre de 2013, en una rueda de prensa en el hotel de La Reconquista de Oviedo, a donde ya se ha desplazado para asistir, este viernes, a la entrega de los premios, ha sido preguntado por los bajos niveles de comprensión lectora que han reflejado los estudios sobre España.

«La gente que se dedica a la política, sigue reaccionando con el mismo reflejo estéril. Es como una obra teatral que hemos visto muchas veces: primer, acto se publican los datos; segundo acto, les preguntan a los políticos, no a los profesores y a los maestros, sino a presuntos expertos o psicopedagogos o comisarios políticos; y el político si es de izquierdas dice que la culpa la tiene el franquismo, y el de derechas dice que la culpa la tienen los socialistas. A continuación se hace una ley atolondrada, que se sabe que va a durar muy poco».

El literato ha remachado su frase con un sonoro: «es una vergüenza».

«Todo el mundo debe ponerse de acuerdo en lo básico, preguntando a la gente que se dedica a ese trabajo, fijándose en cómo se hace en otros países en los que funciona mejor».

Apuesta por que los políticos sean «más pragmáticos, y no llenen la escuela de ideología con debates estériles».

«En vez soltar el rollito ideológico, vamos a fijarnos cómo se hace en otros sitios y preguntar a los que trabajan en las aulas, los trabajadores que cada vez están en peores condiciones, y los maestros y profesores, que son tratados como sospechosos, con las aulas llenas de gente».

«No podemos tener un modelo productivo distinto sin una educación distinta y sólida, escolar, que fomente el amor por la lectura y por el conocimiento, ésa es la cuestión fundamental, en la que hay que ponerse de acuerdo para mucho tiempo».

Ha acusado a los políticos de, en lugar de «defender la cultura y la educación en el sentido más amplio, socavarlo con todo su empeño».

Ha matizado que en Francia se cuida la educación, y no por razones sentimentales o porque sea bonito», sino también por cuestiones productivas. Así, ha matizado que en el país galo hay 1,2 millones de puestos de trabajo directamente relacionados con la Cultura, y en la UE son 8,5 millones.

«No sé cuántos serán en España», ha matizado, recordando que «nuestro modelo económico ha fracasado porque estaba basado en la especulación urbanística, y no tenemos fuentes de energía propias».

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído