"He destrozado mi vida y la de mi familia"

Luis Roldán: «Yo delinquí, pero he pagado como no lo ha hecho ningùn otro»

"El País" entrevista al ex director general de la Guardia Civil 20 años después de uno de los mayores escándalos de la democracia

Luis Roldán: "Yo delinquí, pero he pagado como no lo ha hecho ningùn otro"
Luis Roldán. LR

Luis Roldán, exdirector de la Guardia Civil, disfruta ahora de su libertad tras haber pasado 15 años de cumplimiento íntegro en prisión. Desde que salió del penal, hace tres años, ha vuelto a vivir en Zaragoza, su ciudad natal, con su actual mujer, una rusa a la que conoció por internet.

El País ha entrevistado a Roldán en su casa cuando se cumplen dos décadas de que trascendiesen los delitos de fraude de las arcas públicas cometidos por el exdelegado del Gobierno.

La cárcel no ha pasado en vano para Roldán, que se refugió en la lectura y la escritura para aguantar ese tiempo prácticamente sin comunicación ni visitas.

«He destrozado mi vida y la de mi familia», confiesa en mitad de la entrevista, y asegura arrepentirse de lo que hizo.

Roldán se muestra muy consciente de los delitos que cometió, que no justifica, aunque sí explica que, en los momentos en los que aceptaba dinero, no era consciente de que hiciese nada malo porque «era lo se hacía».

«Una práctica habitual»

«No reflexionas, formas parte del paisaje, de lo que ves alrededor».

Recuerda que la primera vez que cobró dinero negro procedente de las arcas públicas fue en 1983, como delegado de Gobierno de Navarra. Fueron seis millones de pesetas.

«Era una práctica habitual; yo consideraba que ese sobresueldo era normal».

Preguntado por otros altos cargos que también recibían dinero negro del Estado de modo habitual, Roldán cita a jefes de Policía y los gobernadores civiles de Madrid, Barcelona y el País Vasco. Llegó a sumar 27 millones de pesetas.

Tras una huida cinematográfica, que comenzaba en un piso de París, donde estuvo recluido sin salir durante seis meses, Roldán fue entregado por un engaño e ingresó en prisión.

La experiencia entre rejas le ha marcado hasta el día de hoy a nivel físico. El exdirector de la Guardia Civil se queja de problemas respiratorios, de vista, artritis, gastritis y dermatitis.

En la actualidad, disfruta de una vida muy sencilla a sus 70 años, que sostiene con una pensión de poco más de 700 euros por sus años de trabajo cotizados.

UN RESUMEN DE LA ENTREVISTA

En la entrevista, que le hace Juan José Millás, contesta a casi todo:

—¿Usted ha sido un delincuente?

—Es evidente que fui condenado por una serie de delitos. Y sí, delinquí.

—¿Qué delitos?

—Fundamentalmente económicos. Por malversación, al apropiarme de un dinero que provenía de los fondos reservados del Estado y que a mí me entregaban mis jefes. Por cohecho, al recibir comisiones de las grandes constructoras por obras llevadas a cabo en cuarteles de la Guardia Civil. Cinco delitos fiscales, uno por ejercicio. Por defraudar a Hacienda. Por estafa y por falsedad documental.

—Se publicó que se había llevado también algún dinero del Colegio de Huérfanos de la Guardia Civil.

—Absolutamente falso. Fui investigado por ello, abrieron una investigación penal y quedó probado que no faltaba dinero y que yo no tenía participación alguna en la gestión del colegio.

—¿A cuántos años fue condenado?

—A 31.

—¿Cuántos cumplió?

—En el Derecho Penal se establecen unos límites de cumplimiento. Ese límite, en mi caso, era de 20 años, de los que redimí 5 en prisión por estudios y trabajos.

—¿Qué clase de trabajos?

—La limpieza de las instalaciones donde cumplía prisión y del lugar de los empleados.

—¿Qué estudios?

—Ciencias Políticas y de la Administración, que no terminé. En total, me quedaron 15 años, que cumplí íntegramente. No tuve tercer grado, ni libertad condicional, que suelen darla a los dos tercios o los tres cuartos de la condena. Cumplí 10 años en régimen cerrado, en Brieva, en régimen de aislamiento. Me aplicaron la normativa FIES (Fichero Internos Especial Seguridad o Seguimiento).

UNA FICHA SOMERA

  • Nombramiento. En octubre de 1986 Luis Roldán (Zaragoza, 1943) es nombrado director general de la Guardia Civil. Fue el primer civil en ocupar el cargo, hasta entonces en manos de militares. Antes había sido teniente de alcalde del Ayuntamiento de Zaragoza y delegado del Gobierno en Navarra desde 1982.
  • Estalla el caso. El 23 y el 24 de noviembre de 1993 Diario 16 publica que Roldán es dueño de más de una decena de pisos y chalés por toda España y tiene una sociedad secreta, Europe Capital SL, que los administra. También sale a la luz que en su biografía incluyó títulos académicos falsos de ingeniero y economista.
  • Destitución. El Gobierno destituye a Roldán el 3 de diciembre. José Luis Corcuera, ministro del Interior, al que Roldán estuvo a punto de sustituir, le había calificado de “hombre cabal”. El fiscal general del Estado dice que no hay nada que investigar. La juez Ana Ferrer inicia una investigación tras una denuncia presentada por José María Ruiz Mateos apoyándose en recortes de prensa.
  • Comisión parlamentaria. Arranca el 28 de febrero de 1994 con el fin de investigar el caso. Comparecen numerosos testigos, entre ellos el director del Cesid y mandos de la Guardia Civil que aseguran que nunca tuvieron conocimiento de actividades ilegales de su director.
  • La fuga. El 29 de abril Luis Roldán engaña a Antoni Asunción, entonces ministro del Interior, con el que se había comprometido a ir a declarar a los juzgados, y huye de España. Se esconde en París con la ayuda del exagente Francisco Paesa. Asunción dimite.
  • La entrega. La policía contacta con Paesa y consigue que este convenza a Roldán para que se entregue en Laos con la promesa de que solo será juzgado por unos delitos concretos. El 28 de febrero de 1995, tras 11 meses de fuga, el exdirector de la Guardia Civil regresa a España detenido e ingresa en prisión. El Ministerio del Interior, cuyo responsable era Juan Antonio Belloch, paga a Paesa por sus servicios.
  • La condena. El 26 de febrero de 1998 Roldán es condenado por la Audiencia Nacional a 27 años por los delitos de malversación, cohecho, estafa y falsificación contra la Hacienda Pública. El Tribunal Supremo eleva la pena a 31 años en diciembre de 1999.
  • Liberado. En marzo de 2010 Roldán sale de la prisión de Zuera (Zaragoza) tras pasar 15 años encarcelado.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído