La primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning Schmidt, es un torbellino

¿Quién es en realidad la rubia fatal que puso de los nervios a Michelle Obama?

Protagoniza numerosas leyendas urbanas en Internet, donde una de las palabras más usadas que hacen referencia a ella en los buscadores es 'desnuda'

¿Quién es en realidad la rubia fatal que puso de los nervios a Michelle Obama?
Helle Thorning-Schmidt con Barack Obama. EP

Una de las imágenes que más asombro causaron en el funeral de Nelson Mandela fue la de los líderes de EEUU y Reino Unido, Barack Obama y David Cameron, haciéndose un ‘selfie’ (una foto por ellos mismos) con una atractiva rubia de ojos azules ante la mirada nada satisfecha de Michelle Obama.

Se trataba, ni más ni menos que de la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning Schmidt. Perteneciente al partido socialdemócrata, Thorning es todo un torbellino mediático en el país danés, aunque no siempre por buenos motivos.

Así, según publica El Mundo, la primera ministra protagoniza numerosas leyendas urbanas en Internet, donde una de las palabras más usadas que hacen referencia a ella en los buscadores es ‘desnuda’.

No es ése el único rumor que gira en torno a la figura de Thorning. Han sido muchos los rumores acerca de los problemas de su relación matrimonial con Stephen Kinnock, hijo de un antiguo líder laborista mediático, del que se ha llegado a decir que es homosexual. Incluso la primera ministra danesa tuvo que aclarar a los medios que esas informaciones eran falsas.

Una ‘Gucci Helle’ con escaso apoyo

Thorning, nacida en un suburbio de Copenhague, también es objeto de debate por su estilo, ya que en algunos sectores se le considera demasiado ostentoso y sus gastos en ropa y complementos.

Las críticas también le vienen de dentro de su partido, donde un colega la apodó ‘Gucci Helle‘. Y eso no es todo: según analistas políticos, su aspecto y su tono de voz la convierten en un personaje frío a ojos del pueblo.

En boca de todo el mundo por su foto con Obama y Cameron, la primera ministra danesa no pasa por su mejor momento en el país: ha perdido el apoyo de los votantes, y desde que ganó las elecciones en 2011 (que ganó con los peores datos electorales de su partido en más de 100 años) ha perdido una gran parte de su popularidad.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído