Sam Berns sufría un desarreglo genético, llamado progeria, que acelera el proceso de envejecimiento

Se ha muerto de puro viejo un adolescente a los 17 años por una extraña enfermedad

Se estima que afecta a uno de cada 7 millones de recién nacidos

Sam Berns, un adolescente de Foxborough (Massachusetts) que sufría una extraña enfermedad genética que acelera el proceso de envejecimiento, ha muerto a los 17 años.

Sam Berns falleció el pasado viernes 10 de enero de 2014 debido a complicaciones asociadas al síndrome Hutchinson-Gilford, comúnmente conocido como progeria.

A Berns le fue diagnosticado progeria cuando tenía 22 meses. Tras comprobar que se sabía muy poco de esta enfermedad y de su tratamiento, sus padres crearon la fundación ‘The Progeria Research Foundation‘ sin fines de lucro.

DOCUMENTAL

Berns, según da cuenta ‘RT‘, protagonizó un documental de HBO titulado ‘La vida según Sam’ (‘Life According to Sam’) que contribuyó a dar a conocer esta enfermedad que causa la degeneración musculoesquelética, así como problemas cardiovasculares asociados al envejecimiento.

La progeria es una enfermedad genética de la infancia extremadamente rara que se caracteriza por un envejecimiento brusco y prematuro en niños entre su primer y segundo año de vida. Se estima que afecta a uno de cada 7 millones de recién nacidos.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído