En 1912, el escritor canario pronunció un discurso que retrata a la perfección la situación política que atraviesa España

Una ojeada al visionario discurso de Galdós sobre la ‘choricera’ clase política no viene mal

"Tendrán que pasar como mínimo cien años más para que en este tiempo, si hay mucha suerte, nazcan personas menos chorizos"

Una ojeada al visionario discurso de Galdós sobre la 'choricera' clase política no viene mal
Benito Pérez Galdós Captura

"No mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza"

La crisis política que atraviesa España no es exclusiva de nuestros días. Gran parte de la historia moderna del país ha venido marcada por la alternancia entre partidos políticos cuyos líderes parecían movidos únicamente por el interés de mantenerse en el poder, sin que les importara el bienestar de la sociedad a la que representaban.

Esta situación, que alcanzó grandes proporciones a finales del siglo XIX y principios del XX llevó al escritor canario Benito Pérez Galdós a pronunciar un duro discurso contra la clase política que dirigía el país. Algunos fragmentos de este alegato, que fue escrito en 1912, han sido rescatados por el autor del blog ‘Desequilibros‘, para demostrar que 102 años después aún sigue completamente vigente.

CORRUPTELAS

Además de escritor, Pérez Galdós dedicó también parte de su vida a la política, donde destacó por denunciar las corruptelas que gobernaban España en aquella época y, según se desprende de su discurso, también en la actual. Así, según el literato canario,

«los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto»,

actitud de la que día tras día son acusados muchos representantes políticos actuales.

«CARECEN DE IDEALES»

Ello se debía, señala este visionario discurso, a que los políticos «carecen de ideales» y no son movidos por «ningún fin elevado», por lo que «no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza».

Por ello, «pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte», continuaba Pérez Galdós.

Entre los problemas que debían resolver los políticos de comienzos del pasado siglo se encontraban el religioso, el económico y el educativo, pero a juicio del escritor, los dirigentes del país no se enfrentarían a ellos, sino que se limitarían a hacer

«burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes y legislar sin ninguna eficacia práctica».

El pesimismo del autor canario era tan grande que aseguraba que tendrían que pasar

«como mínimo cien años más para que en este tiempo, si hay mucha suerte, nazcan personas más sabias y menos chorizos de los que tenemos actualmente».

Ya ha pasado más de un siglo desde que esas palabras fueron escritas y, sin embargo, la realidad parece indicar que la actitud de la clase política española no ha cambiado demasiado.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído