Y de titular una vieja canción de Bob Dylan: "Los tiempos están cambiando"

El papa Francisco, portada y protagonista del último número de la revista ‘Rolling Stone’

Desde que comenzó su pontificado, el pasado marzo, hasta enero, se triplicó el número de asistentes a los actos públicos en el Vaticano

La ola de popularidad del Papa Francisco sigue acaparando portadas. Después de haber sido ya el personaje del año para revistas publicaciones como «Time» y «Vanity Fair», ahora ocupa también la imagen de portada del próximo número de «Rolling Stone», revista de referencia internacional en el mundo de la música y la cultura popular.

Son muchos los que han comparado al papa Francisco con una especie de estrella del rock para el catolicismo. Pues bien, aquí tienen un argumento más.

Este mes de febrero de 2014, el pontífice estará en los quioscos de todo el mundo protagonizando el último número de una de las publicaciones musicales por excelencia (a pesar, es cierto, de que cada vez haya menos espacio para este tipo de contenidos en la misma). 

El número se abre con la imagen del papa a toda página, junto al titular: “Pope Francis, the times they are a-changing” (Papa Francisco, los tiempos están cambiando).

El titular es un guiño a alguien que sí es toda una autoridad en la música, como es el señor Bob Dylan, autor de una canción titulada así (‘The times they are a-changing’).

Ya en interiores, encontramos bajo este mismo título, un extenso artículo sobre el Pontífice que incluye algunos de los argumentos con los que efectivamente se podría defender que su primer año al frente de la Iglesia ha sido un año de cambios, como por ejemplo que la cantidad de la gente que asiste a los eventos que él encabeza casi se ha triplicado, en comparación con papas anteriores.

Mark Binelli, periodista de Rolling Stone que firma dicho artículo y que fue enviado al Vaticano para escribir el perfil del papa, define su figura como la de «un hombre cuya obvia humildad, empatía y, sobre todo, devoción a los que tienen privación económica, ha logrado acomodarse perfectamente a la época que vivimos, alguien que se ve mucho más robusto en persona que en televisión».

Se hace eco del impacto mundial de sus mensajes y su actitud incluyente y de cómo llevando un cambio a la Iglesia, presentándose como un ‘Papa del pueblo’.

Cita, por ejemplo, su comentario hacia los homosexuales: «¿Quién soy yo para juzgarles?».

Recuerda también cómo, desde que comenzó su pontificado, el pasado marzo, hasta enero, se triplicó el número de asistentes a los actos públicos en el Vaticano de todo el año anterior, hasta los 6,6 millones.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído