La oficina del forense anuncia que su muerte se produjo por una "intoxicación aguda por mezcla de drogas"

El cóctel que acabó con Philip Seymour Hoffman: heroína, cocaína, anfetamina y tranquilizantes

El actor, de 46 años, fue encontrado en su apartamento del Village de Nueva York con una jeringuilla en el brazo

El cóctel que acabó con Philip Seymour Hoffman: heroína, cocaína, anfetamina y tranquilizantes
Philip Seymour Hoffman AFP

La mezcla de cocaína y heroína que se inyecta o inhala, conocida en inglés como 'speedballing', está cada vez más extendida

El actor estadounidense Philip Seymour Hoffman falleció el pasado 2 de febrero de 2014 en Nueva York víctima de una sobredosis de heroína, cocaína, anfetamina y tranquilizantes, según anunció este viernes 28 de febrero de 2014 la oficina del forense.

Hoffman murió por una «intoxicación aguda por mezcla de drogas» después de que las pruebas toxicológicas confirmaran la presencia de heroína, cocaína, anfetamina y tranquilizantes en los restos de sangre del actor.

La causa oficial de la muerte de Philip Seymour Hoffman se conoce casi un mes después de que apareciera el cuerpo sin vida del actor en el cuarto de baño del apartamento donde residía en el barrio de Greenwich Village, en el sur de Manhattan.

Después de que la autopsia inicial practicada el pasado 5 de febrero al cadáver del actor no fuera concluyente, la oficina del forense llevó a cabo más pruebas toxicológicas para determinar las causas exactas de su muerte.

‘SPEDDBALLING’

La mezcla de cocaína y heroína que se inyecta o inhala, conocida en inglés como ‘speedballing’, está cada vez más extendida entre los drogadictos, una combinación que puede ser mortal y que acabó con la vida de otros actores famosos como River Phoenix o John Belushi.

El ‘speedball’ está compuesto por heroína y una pequeña dosis de cocaína, que evita que el toxicómano sufra la somnolencia y la apatía propias del consumo de derivados opio, y que puede provocar desde visión borrosa, depresión o alucinaciones hasta la muerte.

Philip Seymour Hoffman, ganador de un premio Oscar en 2006 por su interpretación en la película ‘Capote’, tenía 46 años cuando fue encontrado muerto en su apartamento del Village de Nueva York con una jeringuilla todavía en el brazo.

El actor había admitido en varias ocasiones sus problemas con las drogas, en los que volvió a recaer el pasado año y de los que intentó librarse ingresando durante diez días en un centro de rehabilitación.

La muerte del conocido intérprete llevó a la Policía de Nueva York a iniciar una investigación que se saldó con la detención de varios sospechosos de haberle vendido heroína.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído