La madre estaba embarazada de 9 meses y tuvieron que adelantarle el parto

Un súper vende filetes con LSD a una familia y la deja alucinada y en coma

Lo compraron en un supermercado de la cadena Walmart en la ciudad de Tampa, Florida, y nadie se explica lo sucedido

Jessica Rosado, 31 años, fue llevada al hospital junto a su marido e hijos de 7 y 6 años

Nadie entiende cómo llegó la carne de ternera impregnada con droga a los estantes del súper, pero el caso es que Jessica Rosado, 31 años de edad -y embarazada de 9 meses-, casi se muere junto a toda su familia tras comérsela en su casa durante la cena este jueves 6 de marzo de 2014.

La había comprado dos días antes en un supermercado de la cadena Walmart en la ciudad estadounidense de Tampa, Florida, y casi no lo cuenta. Ni ella ni su familia. Y no era para menos: los filetes estaban contaminados con altas dosis de LSD.

Según da cuenta ‘Tampa by Times‘, el primero en sentirse indispuesto fue su marido Ronnie Morales, de 24 años, así como los hijos de ambos, Elyana y Rayna, de 7 y 6, quienes empezaron a alucinar para luego entrar en una especie de coma.

PARTO INDUCIDO

La mujer, al darse cuenta de que algo iba mal, y al sentirse también ella fatal, atinó a dar con el número de emergencias, y acabaron todos entubados en el hospital más proximo con pronóstico de extrema gravedad.

Los médicos, al percatarse de la situación, decidieron adelantar además el parto a la mujer por si las moscas.

Afortunadamente el bebé nació sano, y la madre e hijo ya se encuentran en casa junto al resto de los afectados.

La cadena Walmart ha declarado en un comunicado que lamenta lo ocurrido, aunque dice desconocer cómo la carne contaminada llegó hasta sus anaqueles, pues aseguran que todos sus productos pasan por un control de calidad.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído