'Lux', de raza himalaya, la emprendió a arañazos con un bebé de 7 meses y luego fue a por los padres

[Vídeo] Un gato cabreado ataca a una familia en su casa hecho una fiera, y la obliga a llamar a emergencias

"Por favor ayúdenos, está tratando de atacarnos", gritó Lee aterrorizado. "¿Quién está tratando de atacarlos?" -preguntó la operadora-

Los expertos opinan que el animal enloqueció porque el piso es muy pequeño: "Podría ser descrito como un 'gato loco', pues no es común su comportamiento"

La familia de Portland, en Estados Unidos, se encerró en una de las habitaciones de la casa con su bebé para intentar pasar el mal trago mientras esperaban ayuda.

Momentos antes su gato himalayo ‘Lux’, que tenía una mala leche de espanto y del que no se fiaban un pelo, la había emprendido a arañazos con el pequeño de siete meses, sin motivo aparente, y parecía que no estaba aún satisfecho ya que arañaba la puerta lanzando unos maullidos nada tranquilizadores.

LLAMADA DE SOCORRO

La mascota, de 10 kilos de peso, había perdido el control cuando el padre le lanzó una patada tras el ataque a su hijo, -al que dejó con la frente hecha un cisco- y no tenía desde luego cara de buenos amigos cuando empezó a bufar hecho una fiera, con la clara intención de vengarse de la afrenta.

El perro de la casa, lejos de sacar la cara por sus dueños, prefirió esconderse a su vez por si las moscas.

No les quedó otra más que llamar al 911;

– «Por favor ayúdenos, él (Lux) está tratando de atacarnos, gritó Lee aterrorizado.

-¿Quién está tratando de atacarlos?- preguntó la operadora.

-Nuestro gato- respondió Palmer- él es muy, muy, muy, muy peligroso».

La operadora dudó, pues tal vez se trataba de una llamada de broma, pero Lee suplicó que le creyera y acercó el teléfono a la puerta para que pudiera escuchar los aterradores maullidos de Lux. 

Tras oír los amenazantes sonidos la aludida les indicó que permanecieran encerrados hasta que llegara personal de emergencias.

La Policía acudió al auxilio de los Palmer, capturaron al gato y lo encerraron en una jaula especial para animales violentos, tal y como da cuenta ‘ABC News‘.

UN PISO MUY PEQUEÑO

El oficial de Policía Timothy Bocciolatt, concluyó que el animal había enloquecido como consecuencia de lo pequeña que es la vivienda de la familia.

Para John Bradshaw, fundador del Instituto de Antrozoología de Bristol, «es muy extraño que un gato doméstico se comporte de esta forma».

El experto explica que de los 80 millones de gatos domésticos que viven en EEUU, Lux podría ser descrito como un «gato loco», pues no es común su comportamiento.

«Son bastante amigables. Cuando atacan al ser humano lo hacen para defenderse y nunca sería algo mortal. Tiene que tener algo anormal para que lo haga».

El matrimonio ha decidido llevar al gato a terapia, a ver si de una vez por todas consigue dominar sus ataques de ira.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído