Ana Trujillo, que ha sido puesta en libertad, sostiene que lo hizo para defenderse

Asesina a su novio clavándole 25 veces sus tacones en plena cara

El profesor de Houston, de 59 años, y la acusada de 45, habían estado la noche de autos de copas

Ana Trujillo, de 45 años, mató a taconazos a su novio, el profesor universitario Stefan Andersson, de 59, tras una pelea que en el piso que compartían en Houston, EEUU. La mujer, ebria, la clavó su tacón de aguja de 15 centímetros en la cara nada más y nada menos que en 25 ocasiones, tras haberse sentado encima.

Los hechos se remontan a junio del pasado año, y el juicio ha quedado ahora visto para sentencia, tras haber establecido el juez la puesta en libertad de la mujer bajo fianza de 100 dólares.

LOS HECHOS

Ambos habían salido la noche de autos a tomar unas copas. La taxista que les llevo hasta el centro explicó en los tribunales que el comportamiento de la mujer había sido «bastante incorrecto», -estaba al parecer como una cuba- y que él no tuvo ni una mala palabra hacia su persona.

El abogado de la asesina ha asegurado a su vez que su cliente actuó en defensa propia por una agresión que sufrió de su pareja, y que utilizó el arma que tenía a mano: los zapatos.

Además, la defensa de la acusada ha destacado que Andersson tenía graves problemas de alcoholismo.

Otros testimonios apuntan a que ella pensaba dejar la relación, y que la víctima se lo tomó muy mal, tesis que esgrime la acusada para sostener que fue el profesor quien la atacó primero, y que no tuvo más remedio que defenderse.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído