Una nota interna de una comisaría de Policía del adinerado distrito VI insta a localizarlos y a echarlos

París no quiere que sus barrios más ricos se ‘manchen’ con la presencia de familias de gitanos en la calle

"Se trata de estructuras mafiosas que utilizan a seres humanos"

París no quiere que sus barrios más ricos se 'manchen' con la presencia de familias de gitanos en la calle
Gitanos rumanos. EP

"Habría que intentar que volvieran a sus lugares de origen, en Rumanía o Bulgaria"

Una nota interna de una comisaría de policía del adinerado distrito VI de París, en la que se trasladan a los agentes instrucciones de la sede central, insta a «localizar a las familias de gitanos que viven en la calle y expulsarlos sistemáticamente», publicó el diario ‘Le Parisien’.

El documento, redactado el pasado 11 de abril, pide también que se censen

«los lugares con presencia de gitanos en la vía pública, precisando aquellos que se dediquen a la mendicidad, con o sin niño, con o sin animal, y los sitios donde pasan la noche».

Consultado por ese diario, el delegado del sindicato de policía Snop-SCSI, Jean-Pierre Colombies, lamentó que los funcionarios deban ejecutar las consignas de una jefatura de policía que está «fuertemente influenciada por el poder político».

«Expulsar a los gitanos de un barrio a otro no resuelve nada», valoró Colombies en declaraciones a Le Parisien.

EL ALCALDE SE LUCE

El alcalde del distrito, el conservador Jean-Pierre Lecoq, aseguró que no le sorprendía la nota interna sino «ver a familias de gitanos en la calle con niños de corta edad».

«No es aceptable desde el punto de vista humano y social», expuso Lecoq al periódico, y aseguró que las familias de esta comunidad se habían triplicado, algo que, en su opinión, es «un verdadero problema».

En declaraciones a la cadena BFMTV, el político conservador, que calificó la situación de «riesgo sanitario», dijo que se trata de «estructuras mafiosas que utilizan a seres humanos» y que hay casos de parejas que mendigan con niños que no son sus hijos.

En una entrevista en la radio «RTL», el portavoz del Gobierno, el socialista Stépahen Le Foll, quitó importancia a la nota interna de la policía y aseguró que la jefatura tiene el objetivo de

«evitar que haya gente en la capital que, por su situación de dificultades y pobreza, terminen por poner a todo el mundo extremadamente nervioso y no acepten su presencia».

Rumanía o Bulgaria como focos

«Estamos obligados a regularlo», expuso Le Foll, quien pidió una «política de firmeza que mantenga su dimensión humana» y consideró que habría que intentar que los gitanos «volvieran a sus lugares de origen, en Rumanía o Bulgaria».

La policía de París depende del Gobierno del primer ministro Manuel Valls, que recientemente abandonó la cartera de Interior para colocarse al frente del Ejecutivo socialista.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído